04
Mar, Oct

Las caras de Brad Pitt son infinitas

Mundo
Typography

El actor regresa a un papel protagonista con 'Bullet Train', una comedia negra repleta de acción que se estrena hoy

(ABC).- Brad Pitt dice que encontró el papel «más divertido» de su carrera en Ladybug, el asesino sin muchas luces al que interpreta en la película ‘Bullet Train’, dirigida curiosamente por David Leitch, responsable de la segunda entrega de 'Deadpool' y también de ser el doble de acción del oscarizado actor en las cintas ‘El club de la lucha’ y ‘Troya’. «Me entrenó muy bien para la pelea», cuenta Pitt, que, asegura, hace «el papel de tonto, el más divertido de interpretar». Tampoco es la primera vez que se pone a las órdenes del cineasta, que le pidió un cameo para 'Deadpool 2' y lo fichó para ‘Sr. y Sra. Smith’, donde conoció a Angelina Jolie, su exmujer y madre de sus hijos.

«Somos muy amigos, pero nos dejamos de ver durante un tiempo. Ahora, he vuelto a mi punto de partida y reconozco que me ha sentado bien tenerlo como jefe», reconoce el intérprete.

Con 'Bullet Train', que se estrena en hoy en España, Pitt regresa a la comedia negra con muchas acrobacias, necesarias para enfrentarse unos asesinos que luchan por apoderarse de un maletín. «Es un genio en este tipo de género. Un actor con coraje y encanto. Un tipo con quien siempre es una delicia colaborar», asegura Leitch.

Basada en la novela del mismo nombre de Kōtarō Isaka, al actor encabeza un elenco de renombre que incluye a Sandra Bullock, Aaron Taylor-Johnson y el cantante puertorriqueño Bad Bunny. Pero ni ser la estrella de más caché de 'Bullet Train' libró a Brad Pitt de escenas imprevistas y algún golpe inesperado. «Le jodí durante una pelea», admite Bunny, que aprovechó la secuencia para darle algún golpe al actor, un fijo en las listas de los más atractivos.

Un antes y un después

La pandemia ha reconvertido a Brad Pitt, incansable en cuanto a estrenos, de películas y de imagen. Según sus palabras, el viaje a bordo de este tren bala le ha cambiado la vida tanto como su armario. Recorriendo París, Berlín y Londres junto al elenco del filme, se atrevió a lucir un estilo informal y colorido que contrasta con su austera forma de vestir hasta entonces. En plena disputa judicial con Angelina Jolie, el actor se enfrenta a su exesposa por la custodia de sus hijos en uno de los más arduos y complicados procesos de divorcio de la historia de Hollywood.

Marcado por los problemas personales que ha atravesado desde el divorcio, Brad Pitt no esconde cómo a veces ha podido perder los estribos igual que su personaje en 'Bullet Train'. «Ladybug se esfuerza por relajarse. Hace tonterías porque no sabe escapar de sí mismo. Yo también me enfado. Soy un humano con defectos y meto la pata, pero me estoy dando cuenta de lo importante que es pedir perdón por tomar decisiones equivocadas. Decisiones de las que no me siento orgulloso. Valoro el lugar en el que me encuentro», confiesa Pitt, que no es ajeno a la comedia negra, con títulos como '12 monos' o 'Malditos bastardos'. «Este asesino es como un joven de 22 años que atraviesa un proceso de autodescubrimiento. Lo triste es que es ahí donde yo estoy en la vida», revela.

A sus 58 años, Brad Pitt regala su primer papel protagonista en tres años y, admite, espera seguir dando guerra: «No estoy pensando en retirarme». Mientras recoge los frutos de su periplo como productor, con tres Oscar a mejor película por 'Infiltrados’, ‘12 años de esclavitud’ y ‘Moonlight', el actor tiene proyectos como ‘Babylon’, metapelícula sobre la época dorada de Hollywood dirigida por Damien Chazelle (‘La La Land’) y 'Blonde', en la que Ana de Armas interpreta a Marilyn Monroe. «Me fascina crear, producir y tener la oportunidad de fomentar nuevos talentos», reconce.