05
Dom, Feb

Turquía bombardea Siria e Irak en respuesta al atentado de Estambul y causa decenas de muertos

Mundo
Typography

«Ha llegado la hora de ajustar cuentas», tuiteó el Ministerio de Defensa turco, una semana después de atentado en Estambul Su objetivo son las bases del PKK , a las que culpa del ataque, a pesar de que este partido lo niega

(ABC).- La aviación turca llevó a cabo este domingo al menos 25 operaciones de bombardeo contra posiciones de las milicias kurdas en el norte de Siria, que dejaron un saldo de varias decenas de muertos. La mayor parte de las víctimas fueron milicianos kurdos de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), aliadas con el movimiento kurdo de Turquía, el PKK, pero también hubo muertos en campamentos de las fuerzas gubernamentales de Damasco, en las áreas de Raqa y Al Hasaka.

Horas antes, el Ministerio de Defensa turco había anunciado el comienzo de la operación denominada ‘Garra-Espada’, como represalia por el atentado terrorista en el centro comercial de Estambul del pasado 13 de noviembre, que dejó seis muertos y 81 heridos. Pese a que tanto el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) como las FDS negaron su responsabilidad en el atentado, el Gobierno turco afirmó que los responsable fueron los separatistas kurdos, y ayer pusieron en marcha la venganza antes de poder demostrarlo en los tribunales.

Una de las paradojas de este interminable intercambio de golpes entre Ankara y los kurdos más allá de las fronteras turcas, lo constituye el hecho de que el primer foco de los ataques haya sido el área de Raqa, epicentro del ‘califato’ yihadista de Estado Islámico hasta que en 2014 fueran desalojados por las milicias kurdas con el apoyo de Estados Unidos.

El régimen del islamista Erdogan, que va a cumplir veinte años en el poder en Turquía, hace tiempo que se puso el mundo por montera, y con esta operación de represalia no solo desafía a Washington –su aliado en el seno de la OTAN– sino también a Damasco. La guerra civil en Siria conoce un momento de ‘stand by’, en el que las autoridades sirias de Bashar al Assad han dado su placet al régimen semiautónomo kurdo en el norte y este de país, de modo similar a la actitud pragmática de Bagdad con los kurdos iraquíes.

Erdogan no solo está muy lejos de hacer lo mismo con la importante población kurda que vive en el este de Turquía, sino que contempla con espanto ese proceso de autonomía de los kurdos en países vecinos, y parece dispuesto a desbaratarlo aunque eso vuelva a producir un incendio bélico en la región.