25
Jue, Jul

«No es la misma persona»: la agudeza mental de Biden, otra vez cuestionada

Mundo
Typography

Un polémico artículo de 'The Wall Street Journal' reabre el debate sobre la edad y la capacidad del presidente de EE.UU.

(ABC).- Joe Biden llegó ayer por la mañana a París, en la víspera de su participación en el aniversario del desembarco en Normandía. De forma sorprendente, el presidente de EE.UU. tenía ayer la agenda limpia, sin un solo evento oficial en la capital francesa. Todo un día para descansar y para digerir un artículo polémico de 'The Wall Street Journal' que se habrá desayunado con disgusto: 'De puertas adentro, Biden da muestras de declive', reza el titular del diario neoyorquino.

La edad y la energía del presidente y candidato a la reelección son el elefante en la habitación demócrata. Biden se convirtió en 2020, a punto de cumplir 78 años, en la persona más mayor en ganar unas elecciones presidenciales. Si vuelve a ganar este noviembre, con casi 82 años, su segundo mandato se alargará hasta los 86.

El entorno de Biden insiste en que el presidente es un líder vigoroso, que trabaja a destajo, con sus facultades intactas. La imagen que proyecta en público no se compadece con esa descripción: Biden aparenta debilidad, decaimiento, se mueve con lentitud y rigidez, habla con un hilo de voz e incurre en deslices verbales.

Ahora, 'The Wall Street Journal' revela que, a puerta cerrada, en las labores propias de la presidencia, también se percibe ese declive. El artículo asegura estar basado en 45 entrevistas con legisladores y altos cargos republicanos y demócratas que han participado en reuniones con Biden. Algunos de ellos, incluidos miembros de su partido y personas que le conocieron como vicepresidente en el Gobierno de Barack Obama, «describieron a un presidente que parece ahora más lento, alguien que tiene buenos momentos y también malos», dice el diario.

¡Para ti que vives fuera de España, el mejor precio! Informar y opinar con libertad de criterio cobra un valor añadido de denuncia en defensa y protección de valores esenciales de nuestra convivencia.

Todos los que aparecen citados y ofrecen una visión negativa de la agudeza del presidente, sin embargo, son republicanos. Uno de ellos es Kevin McCarthy, ex presidente de la Cámara de Representantes, aliado cercano de Donald Trump, rival de Biden en las presidenciales.

«Solía reunirme con él cuando era vicepresidente, iba a su casa», dijo McCarthy. «No es la misma persona».

El artículo revela episodios para justificar su titular. Por ejemplo, una reunión en la Casa Blanca con legisladores de ambos partidos para impulsar el envío de ayuda militar a Ucrania. Algunos presentes describen un presidente que se movía con lentitud, que tardó diez minutos en saludar a los asistentes, que utilizó notas para hablar de asuntos bien conocidos, que participó poco y que cuando lo hizo era difícil de escucharle por el tono bajo de su voz. El líder demócrata en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, contradijo esa descripción y aseguró que Biden se mostró «increíblemente fuerte, convincente y decidido». Una visión muy diferente a la que dio una fuente anónima: «No podías estar ahí y no sentirte incómodo».

«Lo que ves en televisión es lo que hay», retrató el senador republicano James Risch, frente a las insistencias del entorno de Biden de que en los despachos el presidente es enérgico.

Episodios preocupantes
Otro de esos episodios ocurrió con el actual presidente de la Cámara, Mike Johnson. Al parecer, en una discusión sobre exportación de gas licuado, Biden confundió una política al respecto ya aprobada por su Gobierno con un estudio sobre su impacto.

La publicación fue recibida con fuertes críticas por la Casa Blanca y la campaña de Biden. Calificaron el artículo como un «ataque» al candidato, aseguraron que incluye «relatos falsos» y criticaron que ocultaron voces positivas sobre el presidente. Varios legisladores -la expresidenta de la Cámara Nancy Pelosi o la senadora Patty Murry- criticaron que fueron entrevistados para el artículo pero que no citaron sus opiniones.

El artículo menciona la edad de Trump -77 años, tres años menos que Biden, si gana en noviembre batirá el récord de ancianidad en victoria presidencial- y repasa algunos de sus traspiés verbales -cada vez más habituales en los últimos tiempos-, pero no incluye opiniones de otros sobre su capacidad cognitiva.

Es lógico el enfado de la campaña de Biden con 'The Wall Street Journal', un diario muy influyente, con especial presencia en los sectores republicanos moderados, incómodos con Trump, que Biden aspira conquistar. Y porque remueve de nuevo el asunto de su edad y de su capacidad cognitiva, que Biden trata de ignorar pero que ya copó los titulares a comienzos de año cuando se conoció un informe del fiscal especial, Robert Hur, que le retrató como un «anciano bien intencionado con mala memoria».

Con independencia de los relatos que impulsan demócratas y republicanos, los votantes han extraído sus propias publicaciones: una encuesta de ABC/Ipsos del pasado febrero mostró que el 89% de los estadounidenses (incluidos el 73% de los votantes demócratas) consideran que Biden es demasiado mayor para otro mandato. En el caso de Trump, eso lo dicen el 62% de los encuestados, pero solo el 35% de los republicanos.