20
Lun, May

Trump y López Obrador conversan sobre inmigración y desarrollo en Centroamérica

Mundo
Typography

La caravana de centroamericanos, varada en Tijuana, envía una carta al presidente de EE.UU., pidiéndole dinero para regresar a casa

 

Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México, mantuvieron su primera conversación oficial. Y el primer tema que abordaron fue explorar formas de cooperar en materia migratoria y vías para implementar un programa conjunto para desarrollar Centroamérica, anunció López Obrador a través de un mensaje en Twitter. «En términos respetuosos y de amistad, tratamos el tema migratorio», dijo el mandatario mexicano, quien tomó la presidencia del país el pasado 1 de diciembre.

Precisamente, la llamada tuvo lugar un día después de que el nuevo gobierno de México haya anunciado que facilitará la emigración de centroamericanos al país, una medida con la que perseguiría seducir a muchos de los migrantes para que se establezcan legalmente y, así, disuadirles de continuar su travesía para entrar en Estados Unidos de forma irregular. Médicos Sin Fronteras estima que unos 500.000 centroamericanos cruzan México anualmente para intentar entrar en la primera potencia.

La iniciativa formará parte del Plan de Desarrollo Integral, un programa con el que México se compromete a invertir unos 30.000 millones de dólares en cinco años para cooperar en el desarrollo de El Salvador, Honduras y Guatemala, tres países que conforman el conocido como Triángulo Norte de Centroamérica y desde donde parten la gran mayoría de los emigrantes. El objetivo del gobierno de López Obrador sería que Estados Unidos se sume a un plan similar para fomentar el desarrollo de Centroamérica, una región asolada por la violencia y por la pobreza.

La caravana quiere volver a casa

Mientras tanto, la caravana de inmigrantes apostada desde hace casi un mes en Tijuana, al norte de México, entregó una carta en el consulado de Estados Unidos dirigida a Trump en la que exigieron al mandatario que les entregue 50.000 dólares para que puedan volver a sus hogares en Centroamérica, y que destituya a Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, si no se les permite el «libre ingreso» en la primera potencia. La polémica carta, firmada por «Caravana Migrantes Hondureños» da un límite de 72 horas a Trump para que responda.

«Le recordamos que si EE.UU. no quiere más migraciones, debe poner un alto a la intervención económica, política y militar en nuestro territorio», dice la carta redactada por parte del grupo de inmigrantes que hace unas dos semanas trató sin éxito entrar en Estados Unidos por la fuerza. Desde entonces, el grupo, que llegó a contar con unas 5.000 personas, se ha ido reduciendo ya que muchos han optado por otras alternativas para intentar cruzar a Estados Unidos, como contratar a un coyote, volverse a su país o desistir y quedarse en Tijuana para buscar empleo.