25
Mar, Jun

«Nunca un presidente ha sufrido el acoso de Trump»

Mundo
Typography

ENTREVISTA... Alan Dershowitz, abogado y profesor emérito de Harvard conversa con ABC sobre las conclusiones del Informe Mueller.

En su larga carrera como abogado, Alan Dershowitz (Nueva York, 1938) ha defendido en los juzgados a algunos de los reos con peor reputación de la historia penal de Estados Unidos, desde O.J. Simpson en 1995 a Harvey Weinstein en 2018. La reacción de ninguno de esos casos, muy impopulares, puede compararse al odio suscitado por este respetado profesor emérito de Harvard e icono de la lucha por los derechos civiles al predecir que sucedería lo que finalmente ha sucedido: que la investigación sobre la campaña de Donald Trumppor las injerencias rusas en las elecciones de 2016 carecía de fundamento y que exoneraría al presidente.

Dershowitz, que hoy dice que a pesar de todo no se siente reivindicado, defendió contra los elementos la inocencia de Trump no porque coincida con él —votó a Hillary Clinton— sino porque, a su entender, un juicio político a toda una presidencia ha puesto en riesgo los cimientos mismos de la democracia. Dershowitz se ha reunido a menudo con Trump en los pasados meses y se ha visto con él en la Casa Blanca.

El informe del fiscal Robert Mueller exonera a Trump de conspirar con los rusos pero se abstiene de evaluar si trató de impedir la labor de la justicia. ¿Le parece correcto?

Me preocupa esa decisión porque sí que debería haber llegado a una conclusión. ¡Ese era su trabajo, debía hacerlo!

A Trump le exonera de conspirar con Rusia pero deja en el aire si trató de ocultar pruebas de un crimen que en realidad, dice, no cometió… Es contradictorio.

Creo que el fiscal Mueller estaba bajo mucha presión. Los abogados que trabajan para él estaban divididos, y no tuvo el valor de decir que la decisión la debía tomar él. Debería haberlo hecho, pero no lo hizo.

¿Recibió presiones políticas el fiscal?

Puede que sí, que tuviera presiones políticas. Pero también presiones por parte de los abogados de su equipo.

¿Sale reforzado Trump tras esta investigación?

Creo que sí, que sale reforzado. Desde el punto de vista legal ha sido reivindicado. Las conclusiones no van a cambiar que los demócratas piensen una cosa y los republicanos otra diferente.

¿Coincide con el presidente cuando dice que ha sido completamente exonerado?

Es que lo ha sido. Ha sido exonerado legalmente, aunque no políticamente.

¿Ha sucedido algo semejante con otro presidente antes?

Diría que Richard Nixon vivió algo similar, con la diferencia de que era culpable de los delitos que se le imputaron aunque nunca fue condenado. Desde ese punto de vista, nada semejante le ha sucedido a otro presidente además de Trump. Sí que ha habido investigaciones a cargo de fiscales especiales, con Bill Clinton y George W. Bush, pero la persecución y acoso de un presidente como en el caso de Trump, nunca.

¿Por qué es distinto el caso de Trump? ¿Hay un componente político?

Con respecto a Trump siempre hay un componente político. Es un político muy polarizador, y despierta sentimientos encontrados muy fuertes. Creo que no hay un presidente que haya despertado semejantes pasiones desde Abraham Lincoln.

Usted lleva meses diciendo que sería exonerado. ¿Por qué estaban tan seguro de ello?

Porque sabía que tenía la razón. Lo que quiere decir que absolutamente todos los demás analistas estaban equivocados. Ojalá quienes me han atacado admitieran su error ahora, pero no, me siguen atacando porque dicen que apoyo a Trump. No apoyo a Trump. Voté a Clinton. Lo único que apoyo es la Constitución.

¿Y qué tal hemos actuado los medios en esta crisis?

Creo que los medios deben reconocer que en lugar de informar sobre hechos de forma realista han publicado muchas veces deseos y voluntades. No quiero decir que yo sea mejor que ellos. Es que he sido más objetivo. Nunca permitiría que mis opiniones políticas influyan sobre mi análisis jurídico. Los medios deberían haber hecho lo mismo.

¿Quién ha tenido el peor papel?

La cobertura de CNN ha sido una desgracia. Antes de esta investigación me entrevistaban cada dos por tres. Cuando empecé a contradecir las líneas argumentales de la cadena me purgaron y privaron a sus espectadores de opiniones moderadas que finalmente han resultado ser las correctas. ¡Fíjese en lo que deben pensar ahora los espectadores de CNN, a los que se dijo en no pocas ocasiones que el presidente iba a ser recusado!

Usted ha publicado un libro titulado ‹Cómo la criminalización de las diferencias políticas amenaza la democracia›. ¿Quedó amenazada la democracia en esta investigación?

Creo que afortunadamente la separación de poderes ha demostrado que es fuerte y que es una buena salvaguarda para la democracia.

Quitando a Trump de en medio, ¿Rusia trató de manipular las elecciones?

Sin ningún género de dudas. La investigación debería haberse centrado sólo en las acciones de Rusia. Pero la fiscalía acabó investigando a la persona equivocada y a las instituciones erróneas. Desde un primer momento lo dije: debería haberse formado una comisión de expertos para analizar las injerencias de Rusia, en lugar de encomendarle a un fiscal especial la investigación de toda una presidencia. Creo que en eso el tiempo también me ha dado la razón.