13
Mié, Nov

Entre 30 y 25 años de cárcel para las yihadistas que planearon atentar contra Notre Dame

Mundo
Typography

Se trató, en su día, del primer comando yihadista femenino, con una ambición criminal muy fuera de lo común

El Tribunal de París ha condenado a penas de 20 y 30 años de cárcel a las cinco mujeres que integraban un delirante comanda yihadista que había proyectado hacer estallar un coche bomba en las inmediaciones de la catedral de Notre Dame, la noche del 3 al 4 de septiembre del 2016.

Se trataba, en su día, del primer comando yihadista femenino, con una ambición criminal muy fuera de lo común: provocar una matanza a las puertas de uno de los grandes monumentos que encarnan y simbolizan la identidad cultural de Francia y Europa.

Inés Madani (22 años) y Ornella Gilligmann (31 años) se habían radicalizado «en solitario», a través de internet, siguiendo la «doctrina» y consignas prácticas de Rachid Kassim, un yihadista francés, nacido en la Roanne (108.000 habitantes), en la Francia profunda, en la región de Auvergne-Rhône-Alpes, de padre argelino y madre yemenita.

Rachid Kassim tuvo una cierta y siniestra celebridad, como «inspirador» de varios atentados terroristas, antes de ser asesinado por un dron franco / americano, en Afganistán, cerca de Mosul, el mes de febrero de 2017, cuando los gobiernos de Francia y EE. UU. coordinaron varias operaciones de asesinatos selectivos.

Inés Madani y Ornella Gilligmann descubrieron el islam y las más rudimentarias tácticas yihadistas a través de varios vídeos atribuidos a Rachid Kassim. Afortunadamente, fueron unas alumnas tan nulas como inquietantes.

Proyectaron una matanza a las puertas de Notre Dame. Pero cometieron los más burdos errores técnicos: cargaron su coche bomba con depósitos de gasoleo, un combustible que tarda en arder y evitó la matanza. Los servicios de seguridad descubrieron las llamas del vehículo con rapidez y no tardaron mucho en detener a las yihadistas, intentando encontrar refugio de dos cómplices, Amel Sakaou y Sarah Hervouët.

Tres años después, el Tribunal de París ha dictado sus condenas: 30 años de cárcel para Inés Madani, 25 años para Ornella Gulligmann, 20 años para Hervouet y Sakakou. Una última cómplice, Sabia Chalel ha sido condenada a solo 5 años de cárcel, por ayudar a las dos primeras a intentar huir, en vano.