11
Lun, Nov

Estados Unidos estudia sanciones económicas a España por la supuesta ayuda de Sánchez a Maduro

Mundo
Typography

El Banco de España ya negó en septiembre que haya lanzado un salvavidas al régimen de Venezuela, como sostiene Bloomberg

(ABC) Según anuncia este jueves la agencia Bloomberg, citando fuentes en el Tesoro norteamericano, el Gobierno de Estados Unidos estudia aplicar sanciones económicas a España por su apoyo financiero al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Esas sanciones no se han decidido, pero si se concretan, pueden ser un duro golpe a la economía española, que según todos los indicadores comienza a ralentizarse.

Las fuentes de Bloomberg, que son anónimas, mantienen que de aplicarse unas sanciones, no sería al menos hasta después de las elecciones del 10 de noviembre. Se trataría de la primera ocasión en que EE.UU. aplica sanciones sobre un socio de la OTAN y un país en el que tiene soldados en dos bases militares, por la asistencia de este a un régimen autoritario.

El Banco de España había negado el pasado septiembre que haya lanzado un salvavidas al régimen de Venezuela.

El 18 de octubre, EE.UU. aplicó una ronda de duros aranceles sobre productos europeos, incluida la aceituna y el aceite de España, en respuesta a un fallo de la Organización Mundial del Comercio sobre ayudas ilegales a la empresa europea Airbus. Estos impuestos sobre las importaciones son ya un duro golpe al campo español que el Gobierno de Pedro Sánchez trata de revertir.

Las sospechas de Washington se centran sobre el Banco de España, que según cree el Tesoro norteamericano (el equivalente al ministerio de Economía) permite la transferencia de fondos con el Banco Central de Venezuela, según otra investigación de Bloomberg del mes pasado. Tal y como dice la agencia, los funcionarios del Banco Central de Venezuela piden a aquellos con quienes hacen negocios que empleen el Banco de España para transacciones financieras seguras y libres de sanciones.

De este modo, el Tesoro norteamericano quiere ir asfixiando a Venezuela para dejarle solo a Rusia, China e Irán como posibles socios comerciales. Aunque ABC no ha podido confirmar por su cuenta que se estén planificando estas sanciones, una fuente en el Departamento de Estado mantiene que la diplomacia se opone a ellas porque el Gobierno de España reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado cuando se le pidió.

Bloomberg mantiene que los defensores de las sanciones en la Casa Blanca acusan al socialista Sánchez, que se enfrenta a la reelección el 10 de noviembre, de haber impedido que la Unión Europea tome medidas más contundentes, y sanciones más duras, contra Maduro por los abusos contra el pueblo venezolano, incluidas las ejecuciones sumarias, las detenciones arbitrarias y la tortura.

La ministra de Economía española, Nadia Calviño, visitó Washington hace dos semanas pero no tuvo reuniones bilaterales en la Casa Blanca ni fue informada de estos planes. El presidente Donald Trump sí puso a España como ejemplos de país moroso ante la OTAN en una conferencia de prensa el 16 de octubre.

La versión del Banco de España

El Banco de España negó el pasado mes de septiembre que el régimen de Nicolás Maduro utilice una cuenta bancaria en el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos para realizar transferencias en el extranjero, tal y como asegura Bloomberg. Desde el Banco de España desmintieron rotundamente que Maduro los use como instrumento para lograr hacer pagos fuera del país y saltarse así las sanciones internacionales que sufre.

Fuentes del banco central explicaron a ABC que «la cuenta a la que hace referencia la noticia sólo permite realizar trasferencias con origen y destino en el Banco Central de Venezuela. Está abierta desde hace años y es una más de las cuentas que varios bancos centrales tienen abiertas en el Banco de España. El saldo de la misma es relativamente pequeño y no ha tenido variación significativa en el último año. Básicamente está siendo utilizada para pagar los gastos de funcionamiento habituales de las relaciones diplomáticas entre ambos países y por organismos supranacionales para hacer llegar fondos a sus oficinas en Venezuela, al no poder usar la vía de la banca comercial».