19
Dom, Ene

Los seis muertos en un tiroteo en una tienda de New Jersey tras una «emboscada» a un policía

Mundo
Typography

Los disparos se han alargado durante horas y en varios vídeos grabados y colgados en redes sociales por ciudadanos se escuchaban fuertes y abundantes detonaciones

Un policía, dos atacantes y tres civiles fallecieron este martes en una serie de tiroteos en Jersey City, una localidad del estado de New Jersey, justo enfrente del distrito neoyorquino de Manhattan. El incidente comenzó cuando un agente de policía, Joseph Seals, abordó a dos sospechosos en medio de la investigación de un asesinato. Uno de ellos abrió fuego e hirió en la cabeza a Seals, que fue hospitalizado en condición crítica y murió horas después. Fuentes policiales aseguraron a la cadena NBC que el agente había sido víctima de una «emboscada».

Los sospechosos huyeron de la escena en una camioneta y entraron en una tienda de comestibles cercana -una «bodega», en la terminología local-, donde buscaron parapetarse.

Fuerzas especiales de la policía acudieron al lugar y entablaron un tiroteo con los sospechosos que comenzó hacia las 12.30 del mediodía -18.30 en España- y duró más de una hora. En varios vídeos grabados por ciudadanos y colgados en redes sociales se escuchaban fuertes y abundantes detonaciones.

En el establecimiento había al menos tres civiles, que fallecieron en el episodio. En el intercambio entre sospechosos y fuerzas de seguridad murieron los dos atacantes y otros tres agentes resultaron heridos, aunque no se teme por su vida.

El agente fallecido tenía 39 años y era padre de cinco hijos.

Las autoridades decretaron el cierre de los colegios de la localidad, que estuvieron aislados sin que los niños pudieran salir hasta las cinco de la tarde, cuando la situación por fin resultó controlada.

Los detalles del motivo por el que los atacantes dispararon al policía y mantuvieron un tiroteo posterior no han sido determinados pero el director del Departamento de Seguridad Pública de Jersey City, James Shea, aseguró que no había indicaciones de que se tratara de un acto de terrorismo.