19
Mié, Feb

México propone rifar en cupones de 24 euros el avión presidencial que López Obrador no usa

Mundo
Typography

«Yo no me voy a subir», asegura el presidente del país, ya que «no puede haber Gobierno rico con pueblo pobre»

México está considerando la posibilidad de organizar una lotería para deshacerse del avión presidencial que Andrés Manuel López Obrador rechaza usar y que lleva un año tratando de vender.

«Ese avión se vende, se renta o se rifa pero yo no me voy a subir», dijo López Obrador, durante un acto celebrado el viernes por la tarde tras haber anunciado -durante su cotidiana rueda de prensa de las 7 de la mañana- que poner el avión como premio en una lotería es una de las cinco opciones que baraja su Gobierno para deshacerse de la aeronave. «No puede haber Gobierno rico con pueblo pobre», añadió el presidente mexicano, cuyo mandato termina en 2024.

La rifa se haría tras emitir 6 millones de cupones a un costo individual de 500 pesos, unos 24 euros. Así se lograría acumular un bote de unos 3.000 millones de pesos, cantidad cercana a 133 millones de dólares con el cambio actual. Según explicó López Obrador, dicha cantidad incluiría también servicio de operación al menos por un año. Naciones Unidas calculó en 130 millones de dólares el valor actual del Boeing 787 de la serie Dreamliner que lleva más de un año estacionado en un hangar en California, Estados Unidos.

«Nos está costando trabajo venderlo porque no hay quien lo compre», dijo el presidente para admitir las dificultades que está experimentando el país mesoamericano para deshacerse del avión que está programado que próximamente regrese a México.

Además de la rocambolesca rifa, el Gobierno evalúa otras cuatro opciones. López Obrador aseguró que la posibilidad de venderlo todavía está sobre la mesa, ya que un comprador anónimo ha ofrecido 125 millones de dólares. También ha propuesto a Estados Unidos intercambiar el Boeing por un monto equivalente al costo de adquirir equipos médicos para hospitales públicos, una opción sobre la que aún espera respuesta de Washington.

Un cuarto escenario sería venderlo «en partes» a doce compañías mexicanas a través de una sociedad, mientras que la quinta posibilidad sería que la Fuerza Aérea administre el avión y lo alquile por horas. La aeronave tiene capacidad para 800 horas al año y su coste de operación es de 15 mil dólares por hora. La propuesta del presidente sería alquilarlo a un precio superior al coste de operación como hace actualmente una compañía en Asia que alquila una aeronave similar por 70.000 dólares por hora, dijo López Obrador.

La aeronave, «José María Morelos y Pavón», fue adquirida en 2016 por el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, cuyo mandato terminó en diciembre de 2018. Entonces, el Gobierno de México acordó pagar casi 3.000 millones de pesos, unos 218 millones de dólares a un cambio de 13,5 pesos por dólar tras contratar una cobertura del tipo de cambio. Enviar el avión a California fue una de las primeras medidas que adoptó López Obrador nada más tomar las riendas del país latinoamericano.

México es uno de los países más extensos del mundo. Con una superficie cercana a los 2 millones de kilómetros cuadrados, es casi cuatro veces más extenso que España. A su vez, México tiene una geografía muy diversa que incluye grandes desiertos en el norte, enormes montañas en el centro y frondosa selva en el sur. Durante su primer año de presidencia, López Obrador ha preferido desplazarse en vuelos comerciales para acudir a diferentes eventos. No ha viajado al extranjero desde que es presidente.