20
Jue, Feb

Un diputado iraní ofrece 2,7 millones de euros por la cabeza de Trump

Mundo
Typography

Ahmad Hamzeh pretende así vengar la muerte del general Qassem Soleimani, asesinado por orden de la Casa Blanca

Ahmad Hamzeh ofreció tres millones de dólares (2,7 millones de euros al cambio) por la cabeza de Donald Trump. El diputado iraní hizo la oferta «en nombre del pueblo de Kermán», ciudad del sur del país, y se mostró dispuesto a pagar esta cantidad a «quien mate» al presidente estadounidense para vengar de esta forma el asesinato del general Qassem Soleimaniocurrido en Bagdad el 3 de enero, según recogió la agencia Isna. El líder de la Fuerza Quds, brazo de operaciones en el exterior de la Guardia Revolucionaria, era natural de Kermán y allí le enterraron después de tres días de funerales multitudinarios.

Las palabras del diputado, pronunciadas ante los 290 representantes del majlis (parlamento), recibieron la inmediata respuesta de Robert Wood, embajador de Estados Unidos ante la Conferencia de Desarme de la ONU, que las calificó de «ridículas» y pidió «un cambio de comportamiento al régimen».

Además de la recompensa, Hamzeh se refirió también a la importancia de tener un arsenal nuclear porque «si las tuviéramos, estaríamos protegidos de amenazas. Deberíamos poner en la agenda del país la producción de misiles de largo alcance con capacidad de llevar cabezas de armamento no convencional. Es nuestro derecho». Un tema altamente sensible y que contradice la línea oficial de la república islámica que siempre ha defendido que su programa atómico tiene fines exclusivamente pacíficos. El acuerdo firmado en 2015 logró limitar el enriquecimiento de uranio iraní a cambio del levantamiento de sanciones, pero pese a que la república islámica cumplía lo pactado, Trump se retiró de forma unilateral en 2018 y volvió a imponer castigos.

Estas declaraciones de Hamzeh llegaron a un mes de las elecciones parlamentarias en las que se espera que el resultado consolide el final de la etapa moderada del presidente Hasán Rohani y de paso a una nueva era ultraconservadora para hacer frente a la estrategia de presión máxima aplicada por Trump.