03
Vie, Abr

La expansión del coronavirus dispara la venta de juguetes eróticos en Francia

Mundo
Typography

Las tiendas abiertas al público, hasta el confinamiento, el día 16, fueron las primeras en observar el incremento de sus ventas, entre un público adulto relativamente joven

En Francia, según las estadísticas oficiales, la venta de «sex toys», juguetes eróticos, ha crecido en más de un 40% entre el 15 de enero y el 15 de marzo, coincidiendo con la expansión nacional del coronavirus.

Las tiendas abiertas al público, hasta el confinamiento, el día 16, fueron las primeras en observar el incremento de sus ventas, entre un público adulto relativamente joven. Las tiendas y cadenas online esperan beneficiarse del cierre forzoso del comercio tradicional, mientras dure el confinamiento. Unos y otros insisten en la aparición de «nuevos clientes», que están descubriendo los juguetes / «sex toys» con la crisis del coronavirus.

Vibradores, consoladores, masturbadores, bolas chinas, anillos de pene, lubricantes, entre otros «sex toys», se venden con diversas fórmulas «adaptadas a la clientela». Los «juguetes» para parejas se venden a la «unidad» o en «ofertas» de varios objetos «complementarios», presentados como «kit para pasar el confinamiento confortablemente».

Johanna Rief, directora de «relaciones exteriores» de una cadena de «sex toys», comenta el proceso en curso de este modo: «Temiendo que les espera un periodo largo de aislamiento, solos o en pareja, hombres y mujeres exploran nuevas y mejores maneras de pasar el tiempo solos, en casa. Se trata de un proceso que parece poner de manifiesto la crisis en curso».

Varios especialistas en la venta y distribución de «sex toys» subrayan que los nuevos consumidores de productos y juguetes eróticos intentan, mal que bien, respetar algunas de las directrices gubernamentales en materia sanitaria, como pudiera poner de manifiesto el incremento significativo de los artículos que funcionan con mando a distancia. Se trataría, quizá, de intentar respetar una «cierta distancia», incluso en las relaciones íntimas, usando «sex toys» que permiten las «relaciones» sin llegar al contacto físico «forzoso». Vista o imaginación parecen «suplir» al contacto físico directo.

Los vendedores y caderas online, que dicen «asegurar» la llegada de los pedidos, en París y las grandes ciudades, a través de «servicios propios» (bicicleta, automóvil profesional), han concebido nuevas fórmulas del tipo «pack para el confinamiento», que incluye juguetitos, «literatura» y «golosinas estimulantes».

Otras cadenas online recurren a la publicidad más convencional y tradicional, con anuncios de este tipo: «Aproveche el confinamiento para poner algún pimiento en su vida, solo o acompañado». En muchos casos, a los compradores se les promete algún tipo de «regalo» del tipo guantes, mascarillas o desinfectantes.