05
Vie, Jun

Italia abrirá sus fronteras a partir del 3 de junio sin obligación de cuarentena

Mundo
Typography

El objetivo es salvar el verano en el sector turístico y relanzar la economía

(ABC) Italia reabrirá sus fronteras con el resto de Europa a partir del 3 de junio sin restricciones. Para favorecer al sector turístico, que representa casi el 14 por 100 del Producto Interior Bruto (PIB), el gobierno ha firmado este sábado un decreto ley para que los europeos del área Schengen puedan ingresar en este país y los italianos puedan viajar al extranjero. No será obligatorio para los extranjeros el requisito de la cuarentena. Ese mismo día, Italia dejará de tener confines internos, es decir, se podrá viajar entre las regiones. Se acaba así con el bloqueo por el coronavirus que Italia impuso el 7 de marzo, siendo el primer país europeo en imponer duras restricciones.

La medida es un paso muy importante en los esfuerzos del gobierno italiano para relanzar su economía. Un objetivo fundamental es salvar el verano. De ahí que operadores turísticos, todo el sector de la restauración y comerciantes hayan dado la bienvenida a esta reapertura, que les permitirá colocar a la venta paquetes para las vacaciones. Igualmente los italianos han acogido la medida con un suspiro de alivio, porque podrán viajar a todas las regiones del país, al mar, la montaña o al campo. Para favorecer el turismo interior, el gobierno ha aprobado un bono de 500 euros para las familias con renta inferior a 40 mil euros, que deberán gastar en una estructura turística. Esa ayuda forma parte de un paquete de 55 mil millones de euros que el Ejecutivo aprobó el pasado miércoles para ayudar a las familias, trabajadores y empresas.

Día 18: apertura de todas las actividades

Italia reabrirá ya a partir del próximo lunes todas las actividades, salvo la escuela que en principio se ha aplazado hasta septiembre. Los italianos serán, por fin, libres para moverse, aunque hasta el 3 de junio lo deberán hacer solo en la propia región, salvo por motivos de salud o de trabajo. Obviamente, se mantienen la distancia de seguridad entre personas y la obligación de mascarillas cuando no es posible estar separados al menos un metro. Son reglas que continuará por mucho tiempo para combatir la epidemia, que ha registrado en Italia 31 mil 610 muertos y 223 mil 885 personas contagiadas desde el 21 de febrero.