23
Lun, Nov

Las regiones rusas continúan con la desescalada gradual pese al alto número de contagios por Covid-19

Mundo
Typography

En Moscú, epicentro de la pandemia, y en San Petersburgo, continúan la mayor parte de las restricciones

(ABC) La Liga se reanudará el próximo 21 de junio con un partido entre el Zenit y el Lokomotiv

Tras mes y medio de confinamiento obligatorio y paro casi total de la actividad económica, Rusia continúa la desescalada en muchos de sus territorios pese que el número de contagios diarios por Covid-19 no baja de los 9 mil. En la región de Moscú, al igual que en la capital, las empresas industriales y las obras de construcción reanudan ya sus trabajos.

En la región de Tiumén (Siberia) irán un poco más allá, permitiendo abrir a las empresas de servicios con locales de no más de 400 metros cuadrados. Si bien los restaurantes y grandes centros comerciales permanecerán cerrados por ahora. En Petrozavodsk (Karelia) el transporte público vuelve a cubrir sus trayectos, pero con un límite en el número de pasajeros y con la obligación de utilizar mascarillas y guantes.

Muchas otras regiones y repúblicas rusas, casi todas en la cuenca del río Volga, permiten salir a dar paseos y a hacer deporte mientras los pequeños negocios abren sus puertas. No es el caso de Moscú, el epicentro de la epidemia con algo más de la mitad de los contagios, ni de San Petersburgo, en donde continúan vigentes la mayor parte de las restricciones. Rusia alcanza ya los 290 mil contagios y supera los 2 mil 700 fallecidos.

Pero la directora de la Agencia Federal de Biomedicina, Verónica Skvortsova, aseguró la semana pasada que el país ha logrado situarse en la «meseta» del gráfico que indica el número de casos de COVID-19. Afirmó que «la incidencia del coronavirus en la Federación de Rusia está disminuyendo». Ayer domingo, insistió también en la mejoría de los indicadores la jefa del órgano de control Rospotrebnadzor, Anna Popova.

Según sus palabras, «el crecimiento de la propagación de la enfermedad se ha detenido, observamos una estabilización en todo el país». No obstante, Popova advirtió que las medidas de profiláctica, como el uso de mascarillas y guantes en lugares públicos y en el transporte, «deberán seguirse aplicando durante el verano. En general, llevará mucho tiempo vivir en estas nuevas condiciones debido a la pandemia».

Vía libre a la entrada de deportista extranjeros

Por otro lado, las autoridades rusas han levantado este domingo la prohibición de entrada en el país a deportistas y técnicos extranjeros que se impuso tras el cierre de fronteras para evitar la propagación del coronavirus. De esta medida se beneficiarán los profesionales que firmaron contratos con organizaciones deportivas y clubes rusos, aunque, una vez en suelo ruso, deberán guardar una cuarentena de 14 días.

El comunicado del Gobierno ruso señala que se trata de propiciar la reanudación de los entrenamientos allí en donde se han suavizado las restricciones. La Liga de fútbol tiene previsto volver a la competición el próximo 21 de junio con un partido entre el Zenit de San Petersburgo y el Lokomotiv de Moscú.