13
Jue, Ago

Un joven de 25 años degolló a su padre tras una pelea en su casa de Madrid

Mundo
Typography

El presunto asesino, ya detenido, se abalanzó sobre su progenitor tras una riña en su domicilio, en el distrito de Chamberí. Ha sido ingresado en el Hospital Clínico San Carlos para su evaluación psiquiátrica

 

(ABC) La Policía Nacional ha detenido a un joven de 25 años por matar a su padre, de 64, tras una discusión entre ambos en el domicilio de la víctima, en la calle de Gaztambide, 8 (Chamberí). El presunto asesino, de nacionalidad española –la misma que su progenitor– está ingresado en el Hospital Clínico San Carlos para su evaluación psiquiátrica.

Fuentes policiales han detallado que hechos tuvieron lugar sobre las 22.40 horas, cuando, durante la riña familiar el arrestado se abalanzado sobre su progenitor, al que atacó varias veces con un cuchillo y acabó degollando con un corte el cuello. Una vecina dio el aviso al 112 dado que por su ventana vio la pelea entre ambos e informó de que el asesinado había caído al suelo y no se levantaba.

A la zona se dirigen agentes de Policía Nacional y un indicativo del Summa 112. Ya en el domicilio, los sanitarios vieron que el hombre tendido en el suelo tenía diversas heridas incisas por arma blanca, varias de ellas en el cuello. Aún así estaba consciente. Realizaron tareas de reanimación ante su situación de parada cardiaca pero, sin éxito, solo pudieron confirmar el fallecimiento.

Uno de los cortes era «muy importante» y que provocaba «abundante» sangrado al herido. A los pocos minutos mientras los efectivos del Summa trataban de estabilizar, el hombre entró en parada cardiorrespiratoria que «desgraciadamente» no pudo revertirse, ha explicado esta mañana la jefa de guardia del 112 Josefina Guerrero.

Ensangrentado y en calzoncillos

Respecto al parricida, los vecinos del bloque le vieron huir ensangrentado tras una fuerte discusión, aunque fue interceptado por la Policía a pocos metros del domicilio. Marta, una vecina que estaba trabajando en esos momentos, ha explicado a Efe-Televisión que escuchó gritos y se asomó al patio interior, donde ya se habían asomado varios vecinos que comentaban que en uno de los pisos había una pelea y que podían haber matado a alguien.

Al estar en el bajo abrió la puerta a la Policía y luego sus compañeros le contaron que el presunto agresor, joven y corpulento, había bajado las escaleras ensangrentado, en calzoncillos, y había salido a la calle. Ha precisado que no conocía a esa familia y no tenía constancia de que diesen problemas, ya que se trata de un edificio muy tranquilo, como el barrio. Otro vecino, Miguel, ha relatado que escuchó ruidos fuertes, como de rotura de platos. No les conocía y nunca habían oído peleas o problemas en ese piso de arriba.