13
Jue, Ago

Empeora la pandemia de coronavirus en algunas regiones rusas

Mundo
Typography

El epidemiólogo ruso, Alexánder Guíntsburg, director del Centro de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú, no descarta que en determinadas zonas del país se vuelvan a disparar los contagio

(ABC) Mientras en el conjunto de Rusia la situación tiende a mejorar y en Moscú, el territorio del país más afectado por la COVID-19, muestra una evolución positiva en los indicadores de contagios y muertes por la enfermedad, en las regiones de Cheliábinsk (Urales) y Kuzbass (Siberia) la situación empeora. El epidemiólogo ruso, Alexánder Guíntsburg, director del Centro de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú, no descarta que en determinadas zonas del país se vuelvan a disparar los contagios.

Desde ayer sábado, en la región de Cheliábinsk se registraron 146 nuevos contagios por coronavirus, lo que eleva el total a 10 mil 225 casos de infección desde el comienzo de la pandemia, según la sede regional para la lucha contra el coronavirus. El día anterior hubo 145 nuevos casos, cinco personas murieron y, desde el 3 de julio, el número de nuevas infecciones ha ido aumentando paulatinamente. El ritmo de fallecimientos ha sido de cinco diarios, se asegura en el comunicado de la célula de crisis.

Cheliábinsk se encuentra todavía en la primera fase de la desescalada, el modo de alerta máxima expira el 26 de julio. Los eventos masivos, el funcionamiento de los establecimientos de ocio, los parques infantiles y las piscinas siguen estando prohibidos. El uso de mascarillas, guantes y la obligación de observar el distanciamiento social continúan vigentes incluso en la calle.

En Kuzbass, según su gobernador, Serguéi Tsivíliev, desde el sábado ha habido 52 nuevos contagios y 18 fallecimientos. El total en toda la región asciende a 2.796 infectados. Las dos localidades más afectadas de Kuzbass, según el órgano de control Rospotrebnadzor, han sido Novokuznetsk Kémerovo, con 20 y 14 casos en un día respectivamente. Las autoridades locales hablan de un "fuerte aumento" de la incidencia del coronavirus en estos dos centros de población.

En declaraciones a la agencia TASS, Guíntsburg ha dicho que tales datos hacen temer la posibilidad de que los contagios se disparen en otras regiones de Rusia. Según sus palabras, "en el mundo aún no se ha alcanzado el pico máximo de la pandemia (...) y la situación en algunos de nuestros vecinos está empeorando".

El epidemiólogo no especificó a qué países se refería, pero todo parece indicar que hablaba de Kazajstán, cuya frontera se encuentra muy próxima a las regiones de Cheliábinsk y Kuzbass precisamente. A partir de junio, el Gobierno ruso permitió a sus ciudadanos viajar al extranjero por causas familiares y de trabajo y a los foráneos llegar a Rusia por los mismos motivos. Entre Rusia y Kazajstán el flujo de personas siempre ha sido significativo por ambas razones.

El aumento de las muertes y los contagios obligaron a las autoridades kazajas a principios de julio a frenar la desescalada y a reimplantar el régimen de confinamiento obligatorio. Muchos de sus hospitales, según los medios de comunicación rusos, se encuentran al borde del colapso. El número de contagios supera los mil 600 por día y registra más de 70 mil  infectados desde que comenzó la epidemia.

En Moscú, sin embargo, siguen disminuyendo los decesos y el número de contagios diarios por COVID-19, con algún que otro altibajo, ya que hoy se detectaron 591 nuevas infecciones cuando el sábado fueron 578. El número de muertes lleva dos días siendo 14 mientras la semana pasada estaba en la veintena diaria. Pese a ello, su alcalde Serguéi Sobianin, no se muestra muy optimista. En una entrevista a la radio Komsomólskaya Pravda, aseguró el jueves que "tendremos que esperar mucho tiempo antes de ver al último enfermo -de coronavirus- (...) se pueden imaginar, ha sido imposible erradicar la gripe o la mucosidad nasal debida a la rinitis".

A juicio de Sobianin, "conviviremos con el coronavirus para siempre. Necesitamos solamente aprender a diagnosticar, tratar y vacunarlo a tiempo". El alcalde estima también que "fueron las pruebas masivas, el confinamiento oportuno y el tratamiento de los pacientes en la etapa inicial lo que ayudó a suavizar el pico de la enfermedad". Según su punto de vista, "a la espera de que llegue la vacuna, la inmunidad de grupo es la única receta para detener una infección tan agresiva como esta".

En Rusia la situación realmente mejora. Desde ayer sábado, se han registrado 6 mil 109 nuevos casos de coronavirus, 125 menos que el día anterior, cuando también hubo una acusada disminución. El total desde el comienzo de la pandemia se eleva así a 771 mil 546 infectados, de los que se han curado 550 mil 344. Se han contabilizado además 95 nuevas muertes, 29 menos que el día anterior. Esta misma cifra se repitió a finales de junio, pero hay que remontarse a mayo para observar un número de víctimas inferior. El total de fallecimientos se sitúa ahora en 12 mil 342. Sigue habiendo, por tanto, 208 mil 860 casos activos.