30
Vie, Oct

Arrestan a un hombre que dice ser la reencarnación de Jesucristo en una vasta operación policial en Siberia

Mundo
Typography

Fuerzas de la Policía rusa detuvieron también a otros miembros de la secta religiosa llamada «Iglesia del Último Testamento»

(ABC) En una descomunal acción policial con uso de helicópteros, furgones de confinamiento y numerosos vehículos, fuerzas de la Policía rusa llevaron ayer a cabo una aparatosa incursión en un poblado de la región siberiana de Krasnoyarsk para arrestar a los miembros de una secta religiosa llamada «Iglesia del Último Testamento».

La operación tuvo lugar por la mañana temprano en la aldea denominada «Ciudad del Sol», en el distrito Kuraguinski de Krasnoyarsk, y se saldó con varios detenidos, entre ellos el líder de la secta, Serguéi Torop, y sus más estrechos colaboradores Vadim Redkin y Vladímir Vedérikov. Se les acusa, según el Comité de Instrucción, de actos violentos y de haber «estafado y abusado psicológicamente» de sus adeptos. Torop sostiene ser «Cristo, el hijo de Dios» y se hace llamar Vissarión.

La publicación digital Taiga.info, asegura que decenas de agentes, fuertemente armados, provistos de máscaras y uniformes de camuflaje, se dedicaron a ir casa por casa sacando a la calle a los vecinos, efectuando registros y deteniendo a algunas de los residentes. Según la agencia Interfax, participaron en el despliegue, no sólo policías, sino también miembros de los servicios secretos, el FSB o antiguo KGB.

La portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, dijo que Torop y sus secuaces se apoderaron de todo el dinero de los miembros de la secta mediante coacciones. Sin embargo, Torop, según la radio Eco de Moscú, en su primer interrogatorio tras su arresto, negó todas las acusaciones.

Según la prensa rusa, antes de fundar su organización religiosa, Torop, que tiene 59 años, trabajó como mecánico e inspector de la policía de tráfico. Después, en 1991, fundó la comunidad «Iglesia del Último Testamento» que fue legalizada ante el Ministerio de Justicia ruso en 1995. Llegó tener 10.000 seguidores en todo el mundo, la mitad de los cuales viven en Krasnoyarsk. Creen que el líder de la secta es una nueva «encarnación de Jesucristo».

Su doctrina queda perfectamente recogida en su libro «El Último Testamento» y constituye una amalgama de distintas influencias: religiones abrahámicas, hinduismo, ufología, la obra mística "Rosa del mundo" del poeta ruso Daniil Andréev y el tratado "Doctrina secreta" de la teóloga rusa, Elena Blavátskaya.

Los miembros de su secta tienen prohibido fumar y beber alcohol. Están obligados a vivir en cabañas de madera y a subsistir exclusivamente de lo que da la tierra. La Iglesia Ortodoxa rusa declaró «herética» la comunidad de Vissarión en 1994 y al él le tacha de «charlatán y falso profeta». La secta ya había sido objeto de pesquisas policiales el pasado invierno.