23
Lun, Nov

Toque de queda: ¿qué países europeos ya lo impusieron?

Mundo
Typography

Ante la llegada de la segunda ola de Covid-19 y el aumento de casos, los gobiernos están aplicando esta medida que cada vez se extiende a más países

Ante la llegada de la segunda ola de Covid-19 a Europa, los gobiernos están aplicando el toque de queda, que cada vez se extiende a más países. Medidas como el uso de la mascarilla obligatoria en el transporte público y lugares cerrados, la limitación del horario y aforo de los bares y restaurantes, el cierre de discotecas, parecen no ser suficientes al momento de contener el virus, por lo que las autoridades están tomando nuevas medidas desesperadas antes de tener que recurrir a un segundo confinamiento. Estos son los países que ya han implantado el toque de queda en al menos una ciudad, sus horarios y restricciones:

Francia

En Francia, el toque de queda comienza el sábado, día 17 de este mes de octubre. Está en vigor desde las 12 de la noche hasta las 6 de la mañana, en París y ocho grandes ciudades, Grenoble, Lille, Lyon, Aix Marseille, Saint-Étienne, Rouen, Montpellier y Toulouse. Debe durar cuatro semanas, prorrogables. El toque de queda afecta a más de 20 millones de franceses (en un país de 67 millones) y comporta el cierre total de todo tipo de establecimientos, con una prohibición rigurosa de salir a la calle, salvo en circunstancias particulares, debidamente repertorios, de la urgencia médica o familiar al paseo individual (durante una hora) de animales de compañía.

 

En incumplimiento individual del toque de queda se castiga con multas de 135 euros, que pueden aumentar, de 200 a 3.750 euros en caso de reincidencia reiterada. Si el Gobierno de Emmanuel Macron decidiera prolongar el toque de queda, más allá de las cuatro semanas, presentará su proyecto ante la Asamblea Nacional (AN) para su correspondiente autorización urgente. Varios miembros de la mayoría parlamentaria de Emmanuel Macron intentan presionar al presidente, pidiendo que el toque de queda comience una o dos horas antes, a las 19.00 o 20.00. El gobierno guarda silencio, estudiando la situación, sin precipitarse

 

Italia

Lombardía, la primera región italiana en importancia económica y en población, con más de diez millones de habitantes, tiene previsto fijar este miércoles un toque de queda a partir de las 23.00 horas. Se cierran todas las actividades y se prohíbe la movilidad hasta las 5.00. En el fin de semana se cierran los centros comerciales no alimentarios y la gran distribución, dejando abiertos supermercados y tiendas con productos de primera necesidad. En principio, se ha resistido al toque de queda el líder de la Liga, Matteo Salvini, que ha mostrado su deseo de conocer previamente todas las medidas de la ordenanza. Pero el presidente de la región lombarda, Attilio Fontana, miembro de la Liga, ha hecho saber que se impondrá el toque de queda. El alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, la ciudad más golpeada al inicio de la pandemia, ha pedido a Fontana que no se eche atrás y que imponga la ordenanza. También defiende el toque de queda Giuseppe Sala, alcalde de Milán, con cuatro millones de habitantes. Sala ha pedido a los mayores de 65 años que «no salgan de casa, porque son los que más riesgos corren».

 

El toque de queda se ha impuesto también en Campania, con reglas todavía más rígidas que en Lombardía. Además del cierre, entre las 23.00 y las 5.00, de tiendas, locales públicos y todas las actividades no esenciales, se reduce la movilidad de los ciudadanos, que no se podrán trasladar de su propia provincia, salvo justificante con autocertificación por motivos de trabajo, sanitarios, asistenciales o para comprar bienes esenciales. No se excluye que otras regiones sigan pronto los ejemplos de Lombardía y Campania.

Bélgica

Las provincias del Brabante Valón y la de Luxemburgo fueron las primeras en instaurar el toque de queda. Desde el lunes se extendió a todo el país la prohibición de salir de casa entre la 0.00 y las 5.00 de la madrugada. La disposición supone que no se autoriza ningún desplazamiento, excepto aquellos que sean imprescindibles y no postergables, como los viajes por motivos médicos urgentes, los viajes de negocios y el trayecto entre el hogar y el lugar de trabajo. Entre las otras medidas vigentes para hacer frente al recrudecimiento de la epidemia, el comité consultivo decidió también cerrar durante cuatro semanas bares y restaurantes, ya muy afectados por las medidas de la primavera pasada. Los contactos cercanos ahora están limitados a un máximo de una persona. Las reuniones privadas a 4 personas durante dos semanas, que han de ser siempre las mismas. Las reuniones en la vía pública también están limitadas a un máximo de cuatro personas. Sin embargo, estas medidas y las demás se han previsto para un mes pero se evaluarán en dos semanas.

Reino Unido

La ciudad inglesa Mánchester entrará el jueves a medianoche en el nivel tres del nuevo sistema tipo semáforo implantado por el Ejecutivo británico para detener la propagación del Covid-19. El nivel tres, de muy alto riesgo, supone en la práctica las restricciones más duras. Así, las familias de diferentes hogares no podrán mezclarse entre sí en interiores o jardines privados, la regla de que solo un máximo de seis personas pueden estar juntas al aire libre sigue vigente y los pubs y bares que no sirven comidas tendrán que cerrar, así como las casas de apuestas, casinos y otras salas de juego. Solo se podrán servir bebidas alcohólicas como parte de una comida. Los comercios autorizados para permanecer abiertos deben cerrar sus puertas como máximo a las diez de la noche.

Centro europa

El gobierno esloveno anunció el lunes la entrada en vigor de un toque de queda a partir de ayer martes. Los dos millones de habitantes de este país no podrán salir entre las 21.00 y las 6.00 de la mañana, salvo para desplazamientos estrictamente necesarios, según un decreto adoptado por el gobierno. Las reuniones también quedan limitadas a seis personas y queda prohibido viajar entre las 12 regiones del país. Solo podrán asistir a clase los alumnos de primaria y los mayores deberán seguir las clases por internet. Las autoridades sanitarias habían suspendido los rastreos de contagios por falta de efectivos.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, pidió el 15 de octubre a los ciudadanos «quedarse en casa y teletrabajar» voluntariamente, después de que varias grandes ciudades pasasen a «zona roja», que supone el cierre de colegios y guarderías. Los restaurantes cierran a las 21.00 horas, las bodas están prohibidas y se limitan los aforos en tiendas, transportes públicos y servicios religiosos.

Austria también reforzó sus medidas el lunes. Las reuniones han sido limitadas a seis personas en los espacios interiores y a 12 en el exterior, con excepción de los funerales, pero el gobierno de Viena no se plantea por ahora ni toques de queda ni confinamiento.