27
Vie, May

Haitianos se quedan en Acapulco tras abandonar su país por la violencia del narcotráfico y terremotos

Municipios
Typography
Son al menos 10 que ya trabajan en restaurantes en el puerto y rentan casas y departamentos; ya no quieren regresar buscan quedarse a vivir en México
 

Acapulco Gro., 12 de enero del 2022.- La violencia que se ha desatado en #Haití en los últimos años por bandas criminales ha provocado una ola de migración a países de Centroamérica y México; en Acapulco llegaron un grupo de haitianos provenientes de Chiapas y al menos 10 de ellos ya se encuentran viviendo en este puerto.

 

Los haitianos fueron trasladados por personal del Instituto Nacional de Migración desde #Chiapas tras dos meses de estancia, al puerto donde fueron concentrados en albergues y después algunos fueron llevados a otros sitios del país, mientras que 10 de ellos se han quedado a trabajar en restaurantes en este destino de playa; de lo que ganan pagan gastos de renta en casas y departamentos en el municipio.

 

Aunque no hablan mucho español, se pudo platicar un poco con ellos sobre su salida de Haití y refieren más que abandonaron su país de origen por el terremoto de 7.2 que azotó la zona dejando una estela de muerte de 2 mil 200 personas fallecidas.

Y si eso fuera poco, en Haití también se vive la peor de las tragedias además de los sismos, están las bandas criminales que secuestran y matan sin piedad; además de controlar las entradas a los centro petroleros en ese país. 

 

Okon Michel y Salam de 30 y 25 años, son dos haitianos que han encontrado en Acapulco, un lugar para vivir y en un restaurante localizado en el edificio de la #CROM ya les ofrecieron trabajo para ganarse la vida de manera honrada. 

 

Michel cuenta lo difícil que es para él, adaptarse al idioma porque hablan criollo, portugués y un poco de francés que español. Sin embargo, hacen todo lo posible por ofrecer la carta de alimentos a los turistas que llegan al restaurante.

 

En su mirada se puede apreciar el sufrimiento que han experimentado en Puerto Príncipe, lugar donde vivieron antes de venirse a México. Ellos se distinguen del resto de los habitantes debido a su color de piel y el tipo de pelo. Son como hombres de bronce con mirada

 

 penetrante, pero con una nobleza y con ganas de trabajar para poder sobrevivir en un puerto muy distinto al suyo. 

-¿Qué han pensado sobre su situación migratoria en este país?

 

- Bueno, nosotros queremos ganar un poco de dinero y así pagar comida y renta de nuestros lugares donde dormimos. También quisiéramos quedarnos a vivir en México, dijo Michel.

 

¿Se les ha brindado alguna ayuda del gobierno?

 

-No. Solo cuando estamos en el albergue, pero después de eso nada. 

 

La historia de estos migrantes haitianos, es una de  tantas de que se pueden contar. Ambos se les ve trabajando todo los días en la banqueta del restaurante en la planta baja del edificio de la CROM. Aunque en sus rostros no se refleja la felicidad, al menos se les ve con el ánimo de luchar para poder vivir en un país donde jamás imaginaron estar. 

 

Aunque nos hubiera gustado profundizar más sobre todo lo que han vivido en su odisea desde que salieron de Haití, no se pudo por la barrera lingüística, pero pudimos medio interpretar algunas de las cosas que los trajeron hasta aquí y de que por la situación que se viven en aquel país, ya no quisieran regresar.