23
Mar, Abr

A través de los talleres del oprimido, se buscan encontrar acciones efectivas para contrarrestar los actuales conflictos sociales

Municipios
Typography

Acapulco, Gro,  18 de febrero de 2019.- Con la finalidad despertar el interés por las artes e involucrar a la ciudadanía en la participación activa en espacios de análisis y toma de consciencia sobre la realidad que nos envuelve, para combatir prejuicios y prevenir conductas de riesgo, el gobierno de Acapulco, a través de la Dirección de Cultura, puso en marcha los talleres de Teatro del Oprimido.

Jóvenes y adultos, se concentraron en la sala Luis Zapata del Centro Cultural Domingo Soler, en la calle Quebrada, para formar parte del taller de teatro Foro, una de las vertientes del Teatro del Oprimido que inició con un momento teórico.

 El enfoque del teatro del oprimido de Augusto Boal, trata de una forma de teatro social creada en Brasil en la década de los 70’s, en busca de encontrar acciones efectivas para contrarrestar los actuales conflictos sociales que individuos y comunidades viven.

“Con esta técnica se busca incluir al espectador, quien pasa a ser sujeto activo en la escena, se convierte un personaje de la historia durante el transcurso de la obra de teatro”, detalló el tallerista Angelo Moroni.

Por otro lado, el joven asistente al taller, Julio Antonio Carbajal Ramírez, señaló: “Agradezco de antemano que venga (Angelo Moroni) de tan lejos (Canadá) y nos enseñe de forma gratuita, aunque la gente no valore el conocimiento cuando es gratis”.

El taller de teatro Foro se llevará a cabo del 18 al 23 de febrero en la sala Luis Zapata del Centro Cultural Domingo Soler, mañana martes 19 se ofrecerá el taller de teatro Imagen, otra vertiente de teatro del Oprimido, dirigido solamente para mujeres y la sede será el auditorio del Instituto Municipal de la Mujer, de 10 de la mañana a 1 de la tarde. 

Angelo Moroni, es un joven artista chileno-canadiense, actor de teatro, cantante, colaborador de la radio cooperativa y poeta. Radica en la Columbia Bitánica, en Canadá. Lleva más de 15 años trabando y explorando sobre el teatro del oprimido.