16
Lun, Sep

La mala experiencia de ir a puerto Marquez; dueños y señores de todo

Municipios
Typography

“Aquí pagas 50 pesos por estacionarte en la calle, lo quitas”, la advertencia

Acapulco Gro., 22 de agosto del2019 (Noticias Acapulco al Desnudo.com) Mala experiencia vivieron un grupo de turistas extranjeros que visitaron la playa de puerto Marquez; un menor dijo: “Son 50 pesos por estacionar su auto en la calle o lo quita”, fue la advertencia de  un niño viene viene.

Aunque parezca extraño, un menor descalzo y con una cangurera en la cintura, a penas se habían estacionado los visitantes sobre una calle –vía pública- cuando de inmediato se acercó a cobrar por el espacio.

Disculpe, contestó el chofer, ¿Que no es vía pública?  No veo que sea estacionamiento público.  - Con voz altisonante, el menor reviró, pues entonces por qué no viene a barrer la calle para que luego estacione su auto. 

La charla siguió. Mira niño, no tiene porqué cobrar estos espacios porque es calle. Acto seguido ya venía otro menor y uno más. Entre los tres, le advirtieron al chofer que si no pagaba, mejor que se fuera a otro lado.

Con voz intimidante,  que sorprendió a propios y extraños, la forma como se les ha enseñado a esos menores a tratar a las personas, es como reciben a los turistas en ese destino de playa.

Y es que desde que uno llega a esa playa, literalmente los vendedores te cierran el paso y te empiezan acosar, para entres a comer a uno de los restaurantes en esa zona. 

Son muchas las malas experiencias de turistas del maltrato de los restauranteros y prestadores de servicios turísticos. Tal parece que es un patrón de comportamiento de los habitantes de ese destino.

“Se imaginan, si así se portan esos niños, cómo serán sus padres?, fue la pregunta de los visitantes.  Me preocupa qué será de ellos cuando crezcan, habría expresado una mujer que intentó bañarse en la playa. Y es que la gente de ese lugar, son amos y señores de todo.  Para ellos no existe la ley ni reglamento. Ahí solamente sus chicharrones truenan y se hace lo que ellos piden; pobre de aquel que  no lo acata.