13
Vie, Dic

Tensión en Xaltianguis; familias desplazadas no regresaron al pueblo

Municipios
Typography

Venganza personal el fondo de los conflictos entre grupos de civiles armados

Acapulco Gro., 28 de noviembre del 2019. Incertidumbre, temor y miedo se respira en Xaltianguis,  comunidad del Acapulco rural, con más de 35 mil habitantes, dónde hay al menos cien familias desplazadas, que se fueron por conflictos entre civiles armados.

Habitantes de uno de los pueblos más grandes del municipio de Acapulco, sostienen que el fondo de los conflictos, entre los Dumbos y la UPOEG son por venganzas personales.

Calles y avenidas de esa comunidad, están solas, la gente camina con miedo, ante el temor de que se presenten nuevos episodios de violencia. Ante estos acontecimientos, el gobierno ha implementado un dispositivo de seguridad, para garantizar la paz y la tranquilidad de hombres, mujeres y  niños en esa zona apartada.

En Estrada y salida de Xaltianguis, hay un grupo de fuerzas especiales de la Marina Armada de México así como elementos de la Guardia Nacional (GN)  listos para actuar, si intentan regresar los Dumbos a generar violencia, saquear  o quemar viviendas.

Por acuerdo de los pobladores, ya no quieren a ningún grupo de civiles armados en esa comunidad rural. Solicitaron al gobierno del estado y del municipio, que garanticen lo que mandata la constitución política de los Estados Unidos mexicanos a saber, garantizar la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos. 

Y es que la seguridad es un derecho que ampara nuestras leyes para que el ser humano, niño o adulto, mujer u hombre pueda vivir en un ambiente de paz. La constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, garantizan la protección de la persona, familia y propiedades. El espíritu de la Constitución es brindar a todos, sin distinción, el derecho a vivir bajo el amparo de las leyes y protección legítima de las autoridades, esto se deriva de las llamadas Garantías de Seguridad.

Mientras tanto en puertas y ventanas, se observan cadenas de acero y candados, para proteger las viviendas de nuevos saqueos. Pero sus dueños, eso fue lo único que alcanzaron hacer bajo el manto protector de los cuerpos de seguridad de los tres ordenes de gobierno, porque después de eso, ya no regresaron.