15
Lun, Jul

Alarma en EE.UU. por el dramático incremento de muertes por arma de fuego

Policía
Typography

El Gobierno revela que en 2017 murieron 40.000 personas, una buena parte de ellos en homicidios

El año pasado fallecieron por arma de fuego en Estados Unidos 39.773 personas, la cifra más alta en cuatro décadas, según ha confirmado el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, la agencia sanitaria del gobierno norteamericano. De esas muertes, la mayoría, 23,854, son suicidios pero otras 14.542 corresponden a homicidios.

Un problema creciente en EE.UU. es el de las masacres como la que ocurrió en octubre de 2017 en Las Vegas, cuando Stephen Paddock amasó un arsenal en su hotel y disparó contra una multitud que acudía a un concierto. Fallecieron 58 personas y 581 resultaron heridas. El autor se suicidó.

La exdiputada demócrata Gabby Giffords, que casi murió en un tiroteo en Arizona en 2011, denunció ayer la pasividad del Gobierno. «Es completamente inaceptable que el número de muertes en tiroteos siga subiendo mientras en Washington los políticos rechazan debatir medidas que salvarían vidas», dijo en un comunicado.

EE.UU. es uno de los países con la legislación más laxa para la compra y tenencia de armas de fuego. Junto con México y Guatemala, es uno de los tres países que incluyen el derecho a portar armas en su Constitución. Las regulaciones varían por Estado, pero en la mayoría de ellos es relativamente fácil adquirir pistolas e incluso rifles de asalto.

En dos décadas, han crecido en más de 10.000 las personas fallecidas por arma de fuego en EE.UU. La cifra actual sólo es comparable a la de 1979, cuando el Gobierno comenzó a recoger y archivar las cifras de muertes relacionadas con ellas.

La principal agrupación de defensa de la tenencia de armas, la Asociación Nacional del Rifle, ha dicho en un mensaje en Twitter que la solución no son más controles. «Si queremos prevenir más actos de violencia, nuestros líderes deben dejar de demonizar a la Asociación Nacional del Rifle y buscar otras soluciones», ha dicho.