05
Vie, Jun
256 New Articles

Nueva York comienza su reapertura mientras la epidemia no se detiene en EE.UU.

Política
Typography

«Los números van mucho mejor, cayendo casi en todos lados», asegura Trump

(ABC) Donald Trump se felicitaba este lunes de la buena evolución de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos, el país más afectado del mundo, con más de 1,3 millones de contagios y más de 80 mil fallecidos. «Los números van mucho mejor, cayendo casi en todos lados, ¡se están haciendo grandes progresos!», aseguró en Twitter.

El optimismo del presidente tiene que ver con la necesidad de reactivar el país, maniatado por una crisis que ha supuesto el peor paro económico desde la Gran Depresión de la década de 1930. La mayoría de los estados han comenzado a levantar restricciones y EE.UU. tiene la respiración contenida para ver el impacto que tendrá en la epidemia. Hay expertos que predicen que esto provocará una segunda oleada este mismo verano.

Lo que dicen los números, más allá de las palabras de Trump, es que, si la epidemia desciende, lo hace de forma leve. Y que gran parte del descenso tiene que ver con la mejora de la situación en el estado de Nueva Yorkel epicentro de la crisis, que acumulaba la mitad de los nuevos casos diarios. Si se saca a Nueva York de la ecuación, el descenso de nuevos casos es mínimo: en la semana del 26 de abril, se registró una media de 20 mil 653 nuevos casos diarios en el país, mientras que la semana pasada la media fue de 18 mil 871. En el recuento de muertes, sin Nueva York, el número fue mayor la semana pasada que en abril. En varios estados -como Minnesota, Maryland o Kansas- siguen creciendo con fuerza los casos y en pocos de los que han levantado las restricciones se cumplen los parámetros de evolución de contagios, hospitalizaciones y capacidad de test y de rastreo de casos que exigen las directivas federales.

Cuomo: «Entramos en un nuevo capítulo»

La mejora de la situación en Nueva York va a permitir que comience la reactivación de su economía, según detalló su gobernador, Andrew Cuomo. «Entramos en un nuevo capítulo», dijo Cuomo, que explicó que la reapertura de negocios arrancará en regiones del norte del estado, cuya situación no tiene nada que ver con la ciudad de Nueva York y su área metropolitana, las más afectadas por la crisis.

La reactivación se articulará en cuatro fases -de momento, sin plazos-, que empezarán por sectores más esenciales y con menos riesgos de contagio, como la producción industrial, construcción, sector agropecuario y comercio (solo de artículos para llevar).

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, reconoció este lunes que no se espera ningún levantamiento de restricciones en la principal ciudad de EE.UU. al menos hasta principios de junio.