13
Jue, Ago
234 New Articles

Crónica de la Casa blanca publicada por diario Reforma propiedad Pablo Amílcar

Política
Typography

Con un despliegue impresionante de prensa local y nacional el delegado montó su escenario para luego promocionarse en la colonia

 

Acapulco Gro.  20 de julio del 2020 (Noticias Acapulco al Desnudo.com) Eran las 4 de la tarde con 48 minutos, la avenida Pez Vela, se empezó a llenar de autos de lujo y camionetas del año, inusual en una colonia pobre de la zona poniente; camionetas con sillas y equipo de sonido así como una plataforma de madera para montar el escenario para la conferencia de prensa del súper delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Cerca de las cinco de la tarde, en la calle cerrada con una vista panorámica al Océano Pacífico, se arremolinaban decenas de periodista de diarios locales y corresponsales de diarios nacionales, todos en la espera de la ansiosa llegad del delegado que explicaría de dónde provino la finca publicada en el diario Reforma de la Ciudad de México y que provocó la indignación de Sandoval Ballesteros.

Como si se tratase de la conferencia de la “Mañanera”,  todos con sus cámaras y grabadoras listo para dar la cobertura. Una camioneta tipo Van  de color blanca, traía a un grupo de periodistas a la conferencia, aguas y refrescos en una hielera formaban parte del montaje para la llegada del delegado.

Antes de llegar, los periodistas empezaban a indagar con los vecinos sobre el origen de la “Casa Blanca”, como la llamó el propio delegado federal. Era curiosa la vivienda edificada sobre tres niveles con ventanales de aluminio color oro y vidrios polarizados, con diseño arquitectónico pintada de color blanco.

A las 5: 08 minutos a lo lejos, se vio el bulto de un hombre alto vestido de camisa blanca de manga larga de lino fino y pantalón de mezclilla. Sobre sus manos traía una carpeta con papeles con boletines que más tarde se repartirán a la prensa ante la vista de colonos de la Ex Campo de Tiro, al poniente de esta ciudad.

Cuando eran las 5:15 de la tarde, encendieron las bocinas e inició la conferencia de prensa con el delegado Sandoval Ballesteros. En su rostro se observaba el coraje y la rabia por el golpe que el diario Reforma le acomodó a nivel nacional y con una cartulina blanca y recortes del periódico, iniciaría su explicación de que la “Casa Blanca”, era herencia de su padre.

La Casa Blanca, no era cualquier vivienda en una colonia pobre de Acapulco. Claro que no, se trata de una edificación con costo aproximado de más de un millón y medio de pesos. La Finca como le llamó el diario reforma, estaba impecable, pintada de blanco y con cortinas y amueblada.

La explicación sobre la “casita”, la dio el delegado sobre la banqueta de la calle, afuera del portón de  acero y decorados. Arriba de su cabeza, se miraban los cuatro balcones de la casa de tres niveles con terraza con vista al mar y a la montaña, el funcionario federal se le iba a la yugular al director del diario Reforma,  Juan E. Pardinas, diciendo que todo era una mentira. La prensa muy atenta y sin hacer una sola pregunta al respecto.

Tras señalar que el diario Reforma lo menciona como candidato a gobernador por Guerrero, aclaró: “ Quiero dejar claro que yo seguiré trabajando y no me distraen  de la 4T”.  Algunos reporteros entendieron que no había necesidad de que el diario Reforma lo golpeara de esa manera, pues él no va a buscar la gubernatura y que según él, por esa misma razón le están pegando a nivel nacional.

Reconoció que los grandes transformaciones los protagonistas “no son los dirigentes o personajes públicos, sino es el pueblo”.  Al terminar de leer el boletín sin dar tiempo de hablar a la prensa, dijo: “No hay preguntas que contestar y se metió a la Casa Blanca”.

Sorprendió mucho el silencio de la docena de periodistas que siempre son reacios en hacer preguntas a los políticos y funcionarios, esta vez, se quedaron quietos sin siquiera decirle algo delegado que sólo llevó a la prensa a las afuera de su casa, para que escucharan su versión y no tuvieran la oportunidad de hacer alguna pregunta.

A este periodista nos pareció extraño que todos se fuera y decidió junto a otros dos reporteros quedarse un rato más en la escena de la conferencia. Un tipo al parecer asistente personal del Delegado, se acercó a decir que si por favor nos pudiéramos retirar porque todo había acabado.  Le contesté que estábamos en un calle en una zona pública que por tal motivo, no podría sacarnos, que estamos muy a gusto platicando.

Aunque intentó mencionar que esa zona es privada, le aclaré que ninguna calle es privada, que si bien se había colocado un portón entrada de la calle, eso no lo hacía privado el lugar, sino que los vecinos lo había puesto por seguridad que son cosas distintas.

Por las ventanas de la Casa Blanca, se observaba al delgado asomarte para asegurarse que toda la prensa se había retirado del lugar. Minutos después el funcionario salió dando la espalda a los reporteros y con una señal a su comitiva de más de 12 personas, que lo acompañaban en un recorrido que hizo con los vecinos para hacerse un poco de publicidad con la gente.

Dos camionetas de modelo reciente de color blanca, donde viajaban los asistentes del delegado se encaminaron para luego de las entrevistas se retiraran del lugar. ¿Quién es ese señor? Preguntó una vecina del lugar y luego espetó: “En mi vida lo he visto.

Al final toda la gente se quedó asombrada de ver tanto carro del año y gente ajena al lugar acudir a una de las colonias pobres del municipio. ¿Qué fue lo que pasó? Se preguntaba otra mujer mientras esperaba el pollo a la parrilla, cerca de donde se llevó a cabo la conferencia. – Sabe, contestó otro señor de edad que miraba con asombro el montón de gente y periodistas salir de la calle cerrada donde se construyó la polémica “Casa Blanca”, propiedad del ahora delegado federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.