20
Sáb, Oct

El Atlético deja de ser el «pobre» entre los grandes clubes de Europa

Deportes
Typography

FÚTBOL...Tras un lustro de aciertos en el campo y en los despachos, el club atraviesa una estabilidad que le permite afrontar sin sobresaltos grandes fichajes en verano

Acapulco Gro., 30 de julio del 2018 (ABC) Cuando el Atlético de Madrid se hizo con los servicios de Sergio Agüero en el verano de 2006 a cambio de más de 20 millones de euros, las arcas rojiblancas temblaron. Por entonces, una apuesta de ese calibre tenía que salir bien, porque de lo contrario se comprometía toda la estabilidad del club. Era un cara o cruz, porque los cimientos deportivos eran arcillosos. Porque la entidad sobrevivía por ataques de orgullo y por el aliento incansable de su afición. Ayer, en la presentación de Lemar –el fichaje más caro de su historia– no había miedo en el palco del Metropolitano. Los temores se han disipado tras una década de trabajo bien hecho en los despachos, que tuvo en la llegada de Simeone al banquillo el epicentro del éxito. La sacudida definitiva para devolver al club entre los grandes, donde ya se codea sin complejos, incluso en el apartado económico.

Ese poderío financiero se aprecia en la fortaleza de sus cuentas, pero sobre todo en la seguridad con la que ha acudido al mercado en los últimos tiempos. Este verano, solo cinco clubes europeos superan al Atlético en gasto a día de hoy y el de Ronaldo por la Juventus es el único fichaje que supera al desembolso que los rojiblancos han hecho por Lemar. 70 millones que atraen más calidad para la delantera rojiblanca y que ayudaron a convencer a Griezmann para continuar en Madrid. El fichaje del jugador del Mónaco, amigo personal de Antoine, fue decisivo para que el «7» del Atlético renovara hace un mes su contrato. Fue la señal del club para demostrarle que el crecimiento deportivo iba en serio. Acorde a la mejora económica que ha experimentado el club gracias a los éxitos conseguidos en el césped.

«La final se jugará en el Metropolitano y el club ha reforzado la plantilla para intentar ganar el título»

Lemar es la gran apuesta del Atlético para dar un salto de calidad tras amarrar a Griezmann con una renovación millonaria. El extremo francés, de apenas 22 años, llega del Mónaco dispuesto a configurar una delantera temible junto a Diego Costa y su compañero de selección. Tridente que nada tiene que envidiar a los de cualquier otro club europeo.

Ayer, las primeras palabras de Lemar como jugador del Atlético apuntaban a la Champions como principal objetivo. Ahhelo que ha hecho suyo el club esta temporada, reforzando como nunca la plantilla con el objetivo de jugar la final prevista para el próximo 1 de junio en el Metropolitano. «Lo daremos todo para llegar lo más lejos posible e intentar ganar esta Champions, sabiendo que la final se juega aquí esta temporada», reconocía el francés, que como el resto de la plantilla tiene entre ceja y ceja ese partido.

Estabilidad deportiva

Para encontrar el punto de partida del crecimiento del Atlético en la última década hay que bajar al césped. Porque la estabilidad deportiva –sobre todo tras la llegada de Simeone– ha sido la que ha impulsado la mejora económica del club. Sin esos éxitos en el campo no habría podido multiplicar sus ingresos hasta convertirse en uno más de los grandes clubes europeos. Solo la Juventus, el Liverpool, el PSG, la Roma y el Barcelona han invertido más que los rojiblancos hasta el momento y la media de gasto del Atlético en los últimos cinco años es de 108 millones, cifra que podría superar este verano si se confirma la llegada de algún nuevo refuerzo.

«Entre 2014 y 2017, el Atlético ingresó 194 millones por su participación en la Liga de Campeones y la Liga Europa»

Además del aterrizaje de Lemar y Rodri –otros 20 millones menos para las arcas del club–, el gran triunfo en los despachos del Metropolitano ha estado en la mencionada continuidad de Griezmann y de Jan Oblak. Ambos, pilares fundamentales para el presente y el futuro del club.

Renovación de Griezmann

Con ellos en el equipo, los contratos comerciales del Atlético se han duplicado en los últimos tiempos y la más que posible presencia del francés entre los aspirantes al Balón de Oro contribuirá a mejorar las cifras en ese apartado. Ingresos que obligan al club a dejar atrás su imagen de equipo «pobre», pero sin descuidar sus apuestas. Sin cambiar la filosofía que le ha dado tan buenos resultados en el césped.

Porque el partido a partido sigue siendo el mantra de un vestuario que piensa ya en la Supercopa de Europa, primer envite con premio de la temporada. Un duelo ante el Real Madrid que se diputará el 15 de agosto y para el que Simeone espera tener ya completa su plantilla, la más valiosa de la historia del club, con la que aspirará a conquistar la Champions por primera vez.