19
Dom, Ago

Ministros de la Suprema Corta de Justicia no quieren bajarse el salario porque dicen que son derechos adquiridos

Estados
Typography

Olvidan que el derecho, descansa en la Ley y esa ley la legitima el pueblo, por lo tanto, es una burla que ellos se fijen 600 mil pesos de “salario injusto” de manera autoritaria afirma Dussel

Acapulco Gro., 02 de agosto del 2016 (Noticias Acapulco al Desnudo.com) Para el doctor en derecho, Enrique Dussel, el salario que se asignaron los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de 600 mil pesos como salario es “injusto”, debido a que los sueldos del resto de los trabajadores no pasan de diez mil pesos.

El experto se pregunta ¿Qué es el derecho? – Creen -dijo- en la facultad de derecho, que la ley, es el fundamento del derecho, pero se olvidan cual es el fundamento de la Ley, a saber, la legitimidad, que no es más que la expresión del poder del pueblo. Porque deben entender que el pueblo es el único soberano y no el estado.  La legitimidad es el consenso del pueblo. Por lo tanto, si los ministros no tienen la legitimidad porque el salario ellos, se lo asignaron a sabiendas que no fue un consenso del pueblo, son cómplices.

Hablan del derecho como el proceso debido, pero no de la justicia; Lo debido es según la ley-dicen-, pero la ley puede ser injusta y ante eso sostiene que se tiene que cambiar la Constitución. Razona que los ministros toman el dinero con fundamento. Por haberse asignado ese salario, ya son injustos. Afirma que la facultad es burguesía y fetichista del derecho.

El pueblo tiene que legitimar y crear una nueva ley “justa”, porque la que actualmente tienen es injusta, pues mientras unos ganan salarios de miseria otros ganan un dineral.  Son cómplices de una injusticia los ministros de la Suprema Corte, porque se asignaron semejante salario que insulta al resto de los trabajadores insiste durante una conferencia de prensa trasmitida por internet.

Luego, expone que el sistema asigna un salario mínimo a los trabajadores “injusto” cuando comparado con lo que cuesta la canasta básica es una burla, por eso se tiene que plantear una nueva constitución, afirma.