18
Lun, Dic

Trump retira el apoyo al acuerdo nuclear con Irán, pero no lo abandona

Mundo
Typography

El presidente de EE.UU. deja en manos del Congreso la permanencia en el pacto

Acapulco Gro. 14 de octubre del 2017(ABC)El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este viernes que no avala el acuerdo nuclear con Irán, aunque deja la permanencia en el mismo en manos del Congreso, al tiempo que da vía libre al Departamento del Tesoro para imponer nuevas sanciones contra personas y entidades vinculadas a algunos de los principales órganos iraníes, en un esperado giro a la política norteamericana.

Trump no cree que el acuerdo nuclear con Irán esté en el «interés nacional» de su país y pidió al Congreso y a sus aliados internacionales trabajar con él para corregir los «defectos graves» del pacto alcanzado en 2015.

«No seguiremos por un camino cuya conclusión predecible es más violencia», dijo Trump durante un discurso en la Casa Blanca para desvelar su estrategia hacia Irán.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, adelantó lo que Trump iba a decir a las 12.45 (18.45 hora peninsular en España) y confirmó que el presidente retiraría formalmente su apoyo particular al histórico acuerdo suscrito en 2015 por Irán y las principales potencias internacionales, entre ellas Estados Unidos. Trump no ha ocultado que lo considera una «vergüenza».

Tillerson ha asegurado que este cambio no implica la ruptura de Washington con dicho acuerdo, sino que da margen para negociar un nuevo pacto, de tal forma que correspondería ahora al Congreso proponer posibles cambios en el articulado. Teherán ya ha dejado claro que no entrará en un nuevo proceso negociador y ha advertido de posibles consecuencias si Trump finalmente se desmarcaba del texto.

El Congreso obliga al presidente a pronunciarse cada 90 días sobre su certificación al acuerdo y, aunque Trump ya lo ha hecho en dos ocasiones desde que llegó a la Casa Blanca, en esta ocasión instará a los legisladores a enmendar el texto para poner «líneas rojas» «muy firmes» que impliquen «automáticamente» la imposición de sanciones en caso de que Irán incumpla.

Entre los requisitos de obligado cumplimiento figurarían no sólo la contención del programa nuclear iraní, sino también otras actividades que Wasington considera problemáticas como el progrema de misiles balísticos o la connivencia con otrganizaciones terroristas, según Tillerson.

Estados Unidos hablará con la UE sobre Irán

Trump, no obstante, sí que es partidario de dirigir el foco a la Guardia Revolucionaria, de tal forma que la poderosa institución de la República Islámica quede sujeta a posibles sanciones. Aunque no da el paso de incluirla en la lista de oganizaciones terroristas, sí que instará al Departamento del Tesoro a estudiar posibles castigos si se asume que apoya actividades terroristas.

Estados Unidos hablará con sus socios europeos de este tema con el objetivo de que también adopten castigos si comparten las mismas «preocupaciones» en relación a instituciones como la Guardia Revolucionaria, ha explicado el jefe de la diplomacia norteamericana.