19
Mié, Dic

La ONU señala al menos 34 casos de tortura en la investigación de Ayotzinapa

Mundo
Typography

DESAPARACIONES EN MÉXICO...En total son 129 personas las que han sido imputadas en la desaparición de los 43 estudiantes

Acapulco Gro.- 18 de marzo del 2018(ABC).-Al menos 34 personas fueron torturadas por las autoridades mexicanas en la investigación del caso Ayotzinapa, revela una investigación de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicado el jueves 15 de marzo. En total son 129 personas las que han sido imputadas en la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala en 2014. Y, de ese centenar, los investigadores de la ONU han analizado información correspondiente a 63 sospechosos -partes médicos y entrevistas con las autoridades- con los que han concluido que prácticamente la mitad de ellos sufrieron torturas.

El texto, de unas 65 páginas, no solo acusa a los investigadores mexicanos de cometer delitos de tortura, sino que además critica su tolerancia y encubrimiento por parte de la policía. Es más, el informe de la ONU especifica que las pruebas obtenidas bajo tortura, a parte de suponer un crimen, dificultan el esclarecimiento de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, crimen que ocurrió en la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014. «La evidencia colectada mediante actos de tortura no ha sido excluida como prueba por parte de las autoridades judiciales, no obstante, la cantidad de indicios que apuntan a la comisión de dichos actos», dice el documento.

Así, los resultados del informe ahondan en la gran desconfianza que ya existe en México hacia la ya de por si discutida versión oficial, basada principalmente en varios de los testimonios de los más de cien detenidos. De acuerdo con esta teoría, los 43 estudiantes a profesor de la localidad de Ayotzinapa fueron detenidos por la policía cuando se dirigían a la ciudad de Iguala para organizar una protesta. Posteriormente, las autoridades entregaron a los jóvenes a un cártel llamado Guerreros Unidos, grupo que los ejecutó y quemó en un basurero en el pequeño municipio de Cocula.

En dicho basurero, la investigación encontró los restos de Alexander Mora, uno de los 43 estudiantes desaparecidos. Sin embargo, los familiares realizaron una investigación paralela con el apoyo de ONGs y de equipos de forenses internacionales, quienes concluyeron que la teoría de que fueron incinerados en ese basurero no se sostiene científicamente.

Con respecto a los testimonios que mencionan los hechos del basurero, el informe de la ONU indica que el informe médico de Jonathan Osorio Cortés, uno de los sospechosos que prestó declaración el 27 de octubre y dijo haber participado en la quema de los estudiantes, presentaba signos de tortura. Igualmente, la misma situación ocurrió con otros sospechosos que hicieron referencia al basurero en Cocula, de acuerdo con la investigación del organismo internacional.

El reporte de la ONU ha sido publicado justo en la misma semana en que las autoridades mexicanas capturaron a Erick Uriel N, alias «La Rana», presunto sicario del cártel Guerreros Unidos según varias de esas confesiones. «La Rana» es un sospechoso clave, ya que supuestamente jugó un papel «decisivo» en desaparición de los 43 estudiantes en 2014, de acuerdo con los testimonios policiales.