19
Mié, Dic

López Obrador renuncia a sus «privilegios» como presidente de México

Mundo
Typography

También quiere quitar la pensión vitalicia a los exmandatarios de su país

Acapulco Gro., 14 de julio del 2016(ABC) Andres Manuel López Obrador ha prometido liderar una histórica transformación de México durante su mandato de seis años. Y dentro de su programa de cambios radicales, el político planea empezar modificando los «privilegios» de los que gozan los presidentes del país latinoamericano. Con ese objetivo, López Obrador ya ha confirmado que renunciará a la seguridad oficial que debe de recibir como Jefe del Estado. «Me cuida el pueblo. El que lucha por la justicia no tiene nada que temer», señaló en rueda de prensa poco después de haber ganado la elección presidencial el día 1 de julio. Además ha rechazado residir en el Palacio de Los Pinos y al avión del que disfruta el presidente para recorrer en pocas horas la geografía del decimotercer país más extenso del mundo. «Ni Trump tiene un avión como el de Peña», ha dicho en repetidas ocasiones.

El presidente electo promete que así será un presidente austero alejado de los lujos de los que tradicionalmente han acompañado al cargo de presidente. A su vez, también cortará a la mitad el salario que percibe el presidente de la República. De los 140.000 pesos (unos 6.300 euros) que recibe mensualmente el todavía presidente Enrique Peña Nieto, Obrador asegura que obtendrá únicamente 70.000 pesos (unos 3.150 euros) de salario cada mes. Y es que en un país donde hay unos 60 millones de pobres, la mitad de la población, López Obrador considera que el Jefe del Estado debe de caracterizarse por su austeridad para lograr acercarse al pueblo.

Un ciudadano más

Asimismo, otro de los privilegios que planea erradicar es la pensión vitalicia de la que gozan los expresidentes de México. López Obrador planteará que los expresidentes tengan acceso a la pensión que disponga la Seguridad Social para mayores de 65 años, al igual que ocurre con el resto de ciudadanos. Dos expresidentes del PRI, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, y dos del PAN, Felipe Calderón y Vicente Fox, se distribuyen anualmente un pago de 40 millones de pesos (1,8 millones de euros) todos los años, una dotación de la que Enrique Peña Nieto probablemente tampoco podrá disfrutar si López Obrador cumple con su promesa.