20
Lun, Ago

Putin y Trump no firman ningún acuerdo, pero se muestran encantados el uno con el otro

Mundo
Typography

El asunto de la eventual manipulación de origen ruso del resultado de los comicios estadounidenses dominó gran parte de la exposición de resultados de la cumbre de ambos dirigentes

Acapulco Gro., 16 de julio del 2018(ABC) En su primera cumbre bilateral, los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladímir Putin y Donald Trump, escenificaron sintonía y mostraron su intención de continuar los contactos más adelante. La cumbre de este lunes «no ha sido más que el primer paso», anunció Trump. El tema recurrente durante la rueda de prensa que ofrecieron al final de las conversaciones fue el de la injerencia de Moscú en las elecciones en las que fue elegido Trump. No hubo ninguna declaración conjunta ni se firmaron acuerdos.

Refiriéndose a las informaciones recibidas de las agencias de inteligencia, el jefe de la Casa Blanca dijo: «Me han dicho que creen que fue Rusia. Pero yo no veo ninguna razón por la que podría serlo». Trump subrayó al respecto que Putin «lo ha negado de forma contundente y categórica» e insinuó que cree lo que dice.

Según sus palabras, la investigación sobre la presunta injerencia rusa «es un desastre (...) nos ha mantenido separados» a Rusia y Estados Unidos. «No hubo conspiración y todo el mundo lo sabe (...) fue una campaña limpia", aseguró el presidente norteamericano en relación con la forma en que trató de conseguir la Presidencia. Reconoció que durante las cuatro horas que ayer estuvo reunido con Putin hablaron largo y tendido del asunto de las injerencias.

Riesgo político

El jefe del Kremlin, por su parte, aseguró al respecto que «debo repetir lo que he dicho ya muchas veces, Rusia nunca ha interferido y no hay intención de interferir en los asuntos internos estadounidenses, entre ellos en los procesos electorales». Insistió en que «vimos cómo durante su campaña electoral expresó el deseo de establecer unas buenas relaciones con Rusia y eso nos hizo que en Rusia despertase simpatías (...) claro que queríamos que Trump ganara las elecciones, pero eso es algo normal».

Nada más empezar la comparecencia ante la prensa, Putin afirmó que su encuentro con Trump «ha sido sincero, productivo, exitoso y útil». Al mismo tiempo, hizo mención a la existencia de discrepancias. «Claro, aun quedan muchos problemas y no hemos podido despejar todos los obstáculos. No era posible hacer esto en un primer encuentro (...) pero, pese a los desacuerdos, hay cosas que nos unen y en ellas hay que trabajar», agregó.

Para Trump, «nuestra relación ha cambiado en las últimas cuatro horas, realmente lo creo. Hoy ha sido solo el comienzo de una proceso largo, pero hemos dado el primer paso para conseguir un mundo mejor». A su juicio, «no puedo tomar decisiones sobre política exterior en un intento inútil para complacer a los demócratas y a los medios de comunicación», recalcó Trump en un intento de hacer frente a las críticas que le hacen dentro de su país por el acercamiento al presidente ruso. «Prefiero asumir un riesgo político en aras de la paz que arriesgar la paz en aras de la política», aseguró.

A una pregunta sobre si el Kremlin dispone de información comprometedora sobre Trump para condicionar su política bajo amenaza de difundirla, Putin respondió, en relación con el viaje que su homólogo estadounidense realizó a la capital rusa para asistir al concurso de Miss Universo, en 2013, que «ni siquiera supe que estaba en Moscú. Se imaginan ustedes las cantidad de empresarios estadounidenses que acuden, por ejemplo, al Foro Económico de San Petersburgo, ¿y voy a conocer a todos ellos y saber sus nombres?».

Buen competidor

Una de las cuestiones por las que en Estados Unidos hay quien no aprueba el deseo de Trump de aproximación a Rusia ha sido la imputación de 12 agentes de la inteligencia militar rusa por hackear los correos del Partido Demócrata y de su candidata a los pasados comicios, Hillary Clinton. Y el primer mandatario norteamericano desveló a los periodistas que Putin le ha ofrecido que el fiscal especial, Robert Mueller, se traslade a Rusia para interrogarlos. Según Trump, «es una sugerencia increíble».

Putin dijo al respecto que Mueller podría enviar una solicitud oficial a Moscú y eso le permitiría reunirse con los 12 acusados. El presidente ruso explicó que ello posible gracias a los acuerdos existentes entre Moscú y Washington de cooperación en el ámbito de la lucha contra la delincuencia y el crimen.

Pero el jefe del Estado ruso advirtió que tales iniciativas deben hacerse en un marco de «reciprocidad». Habló de que la Justicia rusa también debe tener la posibilidad de interrogar a Bill Browder, de Hermitage Capital, al que acusa de no haber pagado impuestos en Rusia y de haber ganado el dinero de forma "ilegal". Washington tiene en vigor sanciones por el caso del abogado Serguéi Magnitski, al servicio de Browder y muerto mientras estaba en prisión preventiva a causa del mal trato que sufrió.

En otra pregunta sobre por qué Trump llamó su homólogo ruso «competidor», éste contestó que «sí es un buen competidor y es un halago decirlo». El contexto tenía que ver con los reproches que el presidente norteamericano le ha hecho a la canciller alemana, Angela Merkel, que, según él, por un lado pide la ayuda de la OTAN ante Rusia mientras, por otro, la refuerza financieramente adquiriendo gas ruso. Trump arremetió hace unos días contra el proyecto de Putin de poner en servicio el gaseoducto North Stream-2, pero ayer ambos obviaron el asunto durante la conferencia de prensa hablando solo de «competición».

En la cumbre hablaron también de Irán, del programa nuclear, en lo que los dos países mantienen posturas contrapuestas, y de la salida de la fuerzas iraníes de Siria como exige Israel. El secretario del Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo con anterioridad que en la solución para Siria «la pelota está en el tejado de Rusia» y ayer, bromeando, Putin le entregó en plena rueda de prensa un balón del Mundial de Fútbol recién clausurado. «En lo que se refiere a que la pelota de Siria está en nuestro tejado. Señor Presidente, usted acaba de decir que hemos organizado exitosamente el Mundial de fútbol. Así que quiero entregarle esta pelota. Ahora, la pelota está de su lado».

El jefe de la Casa Blanca le tiró el balón a Melania y aseguró que será un buen regalo para su hijo pequeño.

Salió a colación el conflicto en Ucrania, para lo que Putin pidió a Trump que influya en Kiev para que «cumplan los acuerdos de Minsk». En cuanto a Crimea, el presidente ruso reiteró que es un asunto cerrado. Dijo que Trump se opone y mantiene su postura, pero «habla de la ilegalidad de la reintegración de Crimea a Rusia. Nosotros tenemos otro punto de vista. Consideramos que se hizo un referéndum, de acuerdo a las leyes internacionales».

Poco antes de que aparecieran Trump y Putin ante la prensa, un periodista fue expulsado por los servicios de seguridad por mostrar un cartel en el que ponía : «Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares». El reportero fue sacado por la fuerza hasta ponerle en la calle, fuera del Palacio Presidencial. El Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares fue adoptado el 7 de julio de 2017 por más de dos tercios de los 193 miembros de la ONU. Pero no ha entrado aún en vigor al no haber sido firmado por todos los países, hasta ahora los han hecho solamente 57. Entre los no firmantes se encuentra EEUU.