16
Dom, Dic

Desesperados habitantes de la zona poniente protestan en el ayuntamiento de Acapulco

Municipios
Typography

“Ya no queremos mentiras sino soluciones al grave problema de la falta de agua”, el reclamo

Claudio Vargas/IRZA

Acapulco Gro., noviembre0 9 del 2018 (IRZA) Este medio día, habitantes de la zona poniente de Acapulco se manifestaron en el ayuntamiento para exigir agua potable, desesperados porque llevan meses sin el vital líquido, dieron un ultimátum  o les envían pipas o cierran calles y avenidas el puerto.

Un grupo de al menos 150 personas se trasladaron de las colonias pobres del municipio a bordo de tres camiones urbanos destartalados.  Encabezados por la líder priista Marbella Rodríguez, se apersonaron en la entrada principal del palacio municipal, mientras unos gritaban: “basta de mentiras, no más engaño, menos discursos y más solución al problema de la falta de agua potable”.

El Secretario General del Ayuntamiento,  Ernesto Manzano Rodríguez, abrió la Sala de Cabildo para que se metieran los colonos y llegaran a un acuerdo. Aunque el funcionario quiso explicar a las muchedumbres que andaban juaneados, es decir sin dinero, porque el anterior alcalde dejó un mar de deudas, la gente respondió que ya no quieren esa cantaleta, que quieren soluciones al problema del agua,

“Usted no sirve para secretarios”, le gritó un hombre cuando escuchó la promesa de Manzano Rodríguez, de enviarles el agua la próxima semana. Luego al ver la embestida, dijo que como no lo dejaron terminar de hablar, les quería decir que para mañana iban a pedir fiado a empresarios de pipas para que les enviaran agua.Entre la gente una señora que se decía, Lucía Méndez, quizás su nombre artístico, comentó en medio de la negociación entre colonos y funcionarios del ayuntamiento, que “no se sorprende cuando dicen que no hay dinero en el gobierno”, porque cada que se van, se llevan hasta los clavos de la pared y recordó al ex alcalde Manuel Añorve Baños.

Horas después y tras firmar una minuta de acuerdos, los hombres, mujeres y niños abandonaron la sala de cabildo y regresaron a sus casas. No antes el reclamo de una trabajadora de la comuna que les gritó que eran unas indias.