13
Jue, Dic

La fractura de la oposición en Venezuela hace temer el aumento del hambre y la pobreza

Estados
Typography

El reforzamiento del régimen de Maduro aleja la solución a la grave crisis humanitaria que sufre el país

Acapulco Gro., 25 octubre del 2017(ABC) La fractura de la alianza opositora Mesa de la Unidad (MUD) aleja la posibilidad a corto plazo de sacar al chavismo del poder para resolver la grave crisis económica y social que agobia a la mayoría de los venezolanos. El hambre y la desesperanza predominan en un país a la deriva.

Según un informe de Cáritas Venezuela, unos 4,5 millones de venezolanos comen solo una vez al día y a veces cada dos días. Y el 80 por ciento de los 30 millones de habitantes hace solo dos frugales comidas. La cantidad y calidad de los alimentos ha bajado por la la crónica escasez de los productos y la inflación. Otros dramas cotidianos son:

Falta de efectivo

El gobierno no surte de liquidez a los bancos, por lo que el retiro de efectivo por ventanilla está racionado a 15.000 bolívares (0,37 dólar) diarios por persona. El salario básico de un trabajador es de 350.000 bolívares (8,75 dólares) y debe perder entre siete y ocho días en el banco para retirar la paga.

Precios inalcanzables

Pero el salario básico no alcanza para cubrir los gastos de la cesta familiar, que cuesta tres millones de bolívares (75 dólares), cifra oficial del Centro De Documentación y Análisis Para Los Trabajadores (Cendas). Ahora se consigue carne y pollo en el mercado, pero sus precios suben semanalmente, con una inflación de 1.200% proyectada para este año. Sigue la escasez de harina de maíz, trigo, mantequilla, aceite, granos, leche, azúcar y café.

Crece la mortalidad de niños y madres

Los índices de mortalidad materna e infantil por desnutrición y hambre, que se incrementó un 65% en las madres y un 15% en los menores de cinco años son atroces, según Cáritas. Entre cinco y seis niños mueren a la semana por desnutrición y hay 300.000 niños en el umbral de la muerte. Además, las epidemias avanzan sin control sanitario. Enfermedades erradicadas hace 60 años, como la difteria, han vuelto aparecer. En Carabobo fallecieron ayer de este mal doce personas. La malaria y el sarampión también están diezmando a la población.

Criminalidad disparada

La inseguridad acecha a los venezolanos. Si no se mueren por desnutrición o enfermedad, hay altas posibilidades de hacerlo por la delincuencia, que se ha disparado a 29.000 asesinatos al año.

Ocultación de problemas

No hay manera de contrastar con cifras oficiales el deterioro social, económico y de las infraestructuras. Todo está en sombras y penumbra, sin que se permita la ayuda humanitaria.