14
Mié, Nov

Mujeres víctimas de violencia extrema en Guerrero, suplican que no sean abandonadas a su suerte

Estados
Typography

En una carta, piden a la Secretaría de la Mujer, que no las expulsen del refugio pues no tiene a dónde ir y temen por sus agresores

 

Acapulco Gro., 12 de octubre del 2018(Noticias Acapulco al Desnudo.com) En medio de la Alerta de Género en Guerrero, tres mujeres víctimas de violencia extrema suplican a la Secretaría de la Mujer en la entidad, no las dejen sin la red de apoyo. En una carta hecha y firmada con puño y letra, Micaela Apolinar Santiago mujer indígena de 43 años de edad, víctima de violencia extrema por parte de su pareja, con cinco meses de embarazo y originaria Talapa de Comonfort, suplica a Maira Gloribel Martínez Pineda, que no las deje desamparadas, que no tienen a dónde ir y que le permita estar más tiempo en el refugio.

Con la secuelas de la violencia extrema, desde el interior del refugio Apolinar Santiago aboga no solamente por ella, sino por otras dos mujeres en esa misma condición, a quienes ya no las quieren en ese lugar y tampoco les dan garantías para estar a salvo de sus agresores. Este hecho revela que quienes deben velar por la seguridad de las mujeres víctimas de violencia extrema, son quienes hostigan y corren del refugio y doblemente sufren los efecto de la violencia institucional.

La titular de la Secretaría de la Mujer en Guerrero, Martínez Pineda, debe recordar que según la Ley 553 de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia del estado libre y soberano  de Guerrero, es obligación del estado mexicano, prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, así como establecer los principios e instrumentos y mecanismos, para garantizar su acceso a la vida libre de violencia, que favorezca su desarrollo y bienestar,.

En ese sentido, el que una víctima de la violencia extrema, ponga por escrito una queja donde expresa que se siente hostigada por la funcionaria estatal y que le suplique que no la saque de ese lugar por su condición, es grave e incluso pasar por alto esta disposición consagrada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, podría incurrir en responsabilidad como servidora pública.

Y es que no se debe  olvidar, que el poder ejecutivo, legislativo, judicial y los gobiernos municipales, en el ámbito de sus respectivas competencias, expedirán las normas legales y tomarán las medidas presupuestales y administrativas correspondientes, para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. El miércoles 3 de octubre del 2018, la secretaria de la mujer en Guerrero, les expresó a María Melquiades Villeda, Rogelia Rosa Alarcón y Micaela, víctimas de la violencia en el refugio:  “No tienen nada que hacer aquí”,  María Melquiades Villeda, palabras que aún retumban en su mente.

¿Qué va pasar con estas tres mujeres?, no se sabe. Solo está el dato de que “ya no las quieren en el refugio y que les han dicho que se vayan”. A dónde, tampoco se sabe, pero son dos casos graves, el de la mujer indígena de Tlapa con tres hijos y un bebé que está grave de salud en una incubadora y su compañera con problemas de nervios que la quieren enviar al centro para enfermos mentales Cristo de la Misericordia.

Hay preocupación ya que  “no hay garantías de seguridad para esas tres mujeres con hijos, víctimas de la violencia extrema”. No tiene a dónde ir y tampoco pueden estar expuestas a que sus agresores regresen a buscarlas para acomodarles otra golpiza.

 En la Sección Décima de la Secretaría de la Mujer, en su artículo 53 en su fracción II dice que en casos como los antes mencionados, se debe integrar investigaciones promovidas por dependencias de la administración pública estatal sobre las causas, características y consecuencias de la violencia en contra de las mujeres. 

Entre otras cosas también la evaluación de las medidas de prevención, atención y erradicación e información derivada a cada una de las instituciones encargadas de promover los derechos humanos de las mujeres  en el estado y municipios. 

Se espera que mediante este artículo las autoridades responsables atiendan este llamado y dejen de hostigar a mujeres que vienen arrastrando un sufrimiento inacabable y que tras ser víctimas de violencia extrema, ahora sean víctimas de funcionarios que les piden que dejen el refugio y se vaya a su suerte sin tener trabajo, casa ni a dónde ir y bajo el riesgo de ser alcanzadas por sus agresores.