16
Dom, Dic

Maestra, humilla y discrimina a una alumna de la escuela secundaría técnica agropecuaria de Ocotillo

Municipios
Typography

“No sirves para nada y eres un estorbo”, le habría dicho la profesora para luego sacarla de la escolta para meter a otra; la madre cortó leña para venderla y comprar el uniforme de gala

Por: Clauss Matrus

Ocotillo Gro., 23 de mayo del 2018(Noticias Acapulco al Desnudo.com) Una estudiante de secundaria en la comunidad del Ocotillo, perteneciente al municipio de Coyuca e Benítez, en Guerrero, fue humillada por su maestra que primero la llamó para integrar la escolta como sargento, ensayó con ella y posteriormente tras decirle “que no servía para nada, que no se sabía los pasos y que era un estorbo”, la sacó del grupo para meter a otra estudiante. Pese a que la madre se quejó con la directora y el supervisor de la zona escolar, no hicieron nada al respecto.

La profesora iracunda Guadalupe Garzón Zúñiga, no se midió al tratar con desdén a la alumna que fue invitada a integrar la escolta de la secundaria técnica agropecuaria Ignacio Manuel Altamirano. Tampoco valoró el duro trabajo de su madre que tras varios días de faena en el campo cortando leña para venderla y juntar los mil 200 pesos que le costó el uniforme de gala para la escolta, le dijo simplemente que Navarrete Bautista estaba fuera y que otra niña la sustituía.

Los sueños de la alumna de secundaria quedaron rotos, como también el amor que le tenía a su maestra. El sentimiento de la expresión de que “no servía para nada, que era un estorbo”, aún retumban en su mente, mientras en sus ojos escurren lágrimas que mojan sus dos mejillas de su cara. La madre, tuvo que soportar esa mala experiencia, el mal trato de quién debe tener paciencia y ayudar a los estudiantes a cumplir sus metas y más que burlarse de ellos, entender que no todo los niños o niñas son iguales en su aprendizaje.

Y es que la maestra Garzón Zúñiga, tal vez ignore que existe los llamados Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes están previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados internacionales y en las demás leyes aplicables, esencialmente en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (publicada el 4 de diciembre de 2014), la cual reconoce a niñas, niños y adolescentes como titulares de derechos y, en su artículo 13, de manera enunciativa y no limitativa.

Cuando se le preguntó a la estudiante cómo se sentía esto fue lo contestó: “Me siento muy mal, porque a pesar de que me esforcé por sacar 9.2 de promedio de calificación para poder estar en la escolta, la maestra Garzón Zúñiga, hizo su voluntad y metió a otra niña con un promedio de 8”. Nunca tomó en cuenta mi opinión, simplemente me humilló y después me sacó de la escolta sin darme mayor explicación que simplemente no servía para nada y que era un estorbo.

La madre le molestó la manera grosera e insultante de su maestra y por encima de todo, lo único que pidió fue que le regresaran los mil 200 pesos que había pagado por el uniforme. A pesar de que le comentó sobre esta mala experiencia que vivió su hija en esa escuela a la directora, Loreli Abarca, simplemente le dijo que platicaría con la profesora y que le pagarían ese dinero, pero hasta la fecha, la madre sigue soportando la humillación y el dar vueltas y más vueltas en esa escuela para que le puedan pagar los mil 200 pesos que gastó en el uniforme tras el engaño de la maestra.

La madre de la estudiante considera que lo que le hicieron a su hija, fue un acto de discriminación y al mismo tiempo le negaron el derecho de participación que están contemplados en los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados internacionales y en las demás leyes aplicables, esencialmente en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas,

Y es que ni la directora de ese plantel educativo, ni el supervisor de la zona escolar y menos el secretario de educación en Guerrero, han hecho algo para sancionar este tipo de acciones de la maestra que pasó por alto los derechos de los jóvenes del mundo, que en su artículo 5 establece el derecho de los jóvenes a ser escuchados, de expresarse libremente y considerado, aún si su opinión difiera a la de los adultos. Por otro lado, tampoco han de saber el artículo 7 que habla de la participación como: derecho a montar actividades, de participar en ellas y de comprometerse libremente en ellas en su escuela o en su barrio. Al mismo tiempo el artículo 9 que habla sobre los derechos de oportunidades iguales: El joven tiene derecho a una educación no selectiva y no competitiva y finalmente lo que establece el artículo 8 sobre el derecho a la vida escolar:  El joven tiene el derecho a una vida escolar estable y desarrollativa, lo mismo que a un horario equilibrado que le permita tiempos libres necesarios para las actividades e intercambios entre alumnos y profesores.

Ante esta situación, la madre hizo un llamado al gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, para que castigue a los responsables de estos actos de humillación, discriminación y sobre todo de insulto en contra de su hija que además de llevar buen promedio, no le permitieron participar en la escolta. También solicitó un examen a la maestra porque la conducta iracunda que tiene no es normal, para una maestra con perfil pedagógico y que no respeta a sus alumnos menos a la autoridad de la Secretaría de Educación en Guerrero.