22
Lun, Abr

Australia se dota de submarinos nucleares de Estados Unidos para frenar la amenaza china Ambos países refuerzan de este modo una alianza a la que se une Reino Unido

Mundo
Typography

(ABC).- Australia modernizará su flota militar con submarinos de guerra de propulsión nuclear que adquiere a Estados Unidos, según anunció este lunes la Casa Blanca.

Ambos países refuerzan de este modo una alianza a la que se une Reino Unido, destinada a contener el creciente expansionismo de China en aguas asiáticas. Este tipo de submarinos los tenía apalabrados Australia con Francia, pero en 2021 la Casa Blanca maniobró para colocar los suyos, dando a entender que las alianzas para contener a China prevalecen hoy por hoy sobre la sintonía con los socios europeos.

El encuentro de este lunes en San Diego, en la costa del Pacífico, entre el presidente Joe Biden, el primer ministro australiano, Anthony Albanese, y el primer ministro británico, Rishi Sunak, formalizó esa nueva alianza de seguridad trilateral que cubre áreas como la seguridad cibernética, la tecnología espacial, la inteligencia artificial y el desarrollo de submarinos. La alianza se conoce en Washington como Aukus, un acrónimo formado por las primeras letras en inglés de los nombres de los tres países que forman parte de la alianza: Australia (A), el Reino Unido (UK) y los Estados Unidos (US).


En un discurso junto a sus homólogos, el presidente Biden dijo: «EE.UU. no puede pedir mejores socios en el Indo-Pacífico, donde se escribirá gran parte de nuestro futuro común». Por su parte, Sunak apuntó directamente a la amenaza conjunta: «La creciente asertividad de China, el comportamiento desestabilizador de Irán y Corea del Norte amenazan con crear un mundo definido por el peligro, el desorden y la división… Ante esta nueva realidad, es más importante que nunca que reforcemos la capacidad de resistencia de nuestros propios países».

MÁS INFORMACIÓN

China desafía a Occidente y Japón y continúa con las maniobras militares en Taiwán
Australia se dotará así de tres submarinos estadounidenses, de clase Virginia, que se ampliarán a cinco. Los tres primeros, con permiso del legislativo norteamericano, serán fabricados en EE.UU. y entregados en la década de 2030. De los otros dos, uno estará hecho en Reino Unido y el otro en Australia, con fecha de entrega en torno a 2040. Los submarinos reciben el nombre de SSN-Aukus.

El modelo en que se base lo comercializa desde 2004 General Dynamics para la Armada de EE.UU., y es considerado el sumergibles más avanzado del mundo en su categoría. Ha sido diseñado para operar en aguas costeras o profundas, dispone de un avanzado sistema de propulsión nuclear y en este caso dispondrá de armamento convencional.

Como afirma Ned Price, portavoz de la diplomacia estadounidense, cuando se anunció el acuerdo Aukus en septiembre de 2021, se pactó dotar a Australia de «un modelo de submarino de propulsión nuclear con armamento convencional para entregar esa capacidad a Australia en la fecha más temprana posible y, críticamente, de una manera que cumpla con los más altos estándares de no proliferación nuclear posibles». El acuerdo negociado en secreto supuso la cancelación por parte del gobierno australiano de un contrato de 66.000 millones de dólares (61.000 millones de euros) para una flota de submarinos convencionales de fabricación francesa, lo que provocó un fuerte e infrecuente choque diplomático entre Washington y París.

En el marco de la visita del primer ministro Sunak a EE.UU., el gobierno británico anunció también este lunes que planea aumentar su presupuesto de defensa en unos 6.000 millones de dólares en los próximos dos años, principalmente para reponer las reservas de munición agotadas por sus contribuciones al esfuerzo bélico en Ucrania. Además, el Reino Unido se comprometió a elevar su gasto en defensa hasta el 2,5% del PIB. El compromiso de los socios de la OTAN es llegar al 2%, algo que hoy por hoy solo hacen Grecia, EE.UU., Polonia, los estados bálticos, Reino Unido, Croacia y Eslovaquia.

China por su parte ha respondido que el acuerdo Aukus viola el Tratado de No Proliferación Nuclear, un acuerdo internacional firmado en 1968 con el objetivo de prevenir la proliferación de armas nucleares. EE.UU., Rusia, China, Francia y Reino Unido son los estados poseedores de armas nucleares que han ratificado el tratado. Los demás, Australia entre ellos, se comprometió a no adquirir armas nucleares. Las autoridades australianas han rebatido las críticas, argumentando que están trabajando para adquirir submarinos de propulsión nuclear, no con armas nucleares.

Según dijeron los tres países aliados en un comunicado facilitado por la Casa Blanca, «Australia no pretende ni intentará adquirir armas nucleares; no enriquecerá uranio ni reprocesará combustible gastado como parte de este programa, ni producirá su propio combustible nuclear para sus submarinos».

Reino Unido y EE.UU. proporcionarán a Australia el material nuclear en unidades completas y soldadas que no requerirán reabastecimiento durante su vida útil.