20
Lun, May

La OEA hace un llamamiento al diálogo entre Ecuador y México tras romper relaciones diplomáticas

Mundo
Typography

Anuncia un Consejo Permanente para que ambos países aborden sus diferencias, tras la incursión de la policía en la embajada de México en Ecuador para arrestar al exvicepresidente Jorge Glas

En apenas 24 horas, Ecuador y México, dos países con una larga relación de amistad y cercanía han roto relaciones diplomáticas, causando impacto en toda la región, algunos de cuyos mandatarios han reaccionado condenando la incursión, mientras que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha llamado al diálogo de las partes, y ha anticipado que pedirá una reunión del Consejo Permanente del organismo para abordar las tensiones entre ambos países por la detención del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien ha sido llevado a la cárcel La Roca de mayor seguridad.

El anuncio de la ruptura de relaciones diplomáticos lo hizo a la madrugada del sábado el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien, en su cuenta de X (antes Twitter), señaló haber sido informado por su secretaria de Relaciones Exteriores, Alicia Bárcena, de que a la sede diplomática de su país en Quito había ingresado la policía ecuatoriana y capturado al exvicepresidente Jorge Glas, a quien su país había otorgado asilo político pocas horas antes.

Algunos presidentes han rechazado la incursión en la sede diplomática, mientras al interior del país, la Revolución Ciudadana, el movimiento del correísmo ha protestado por la detención de Glas. La excandidata presidencial por ese sector político, Luisa González, ha pedido la renuncia del presidente Daniel Noboa, aduciendo haber creado un problema diplomático «que puede significar guerra», sin explicar el alcance de sus palabras.

La Policía de Ecuador entra en la Embajada de México y captura al exvicepresidente Jorge Glas
THALÍA FLORES | CORRESPONSAL EN QUITO
La historia comenzó el jueves cuando la embajadora mexicana, Raquel Sensur, fue declarada «persona non grata» en respuesta a unas declaraciones del presidente López Obrador que ponían en entredicho las elecciones de 2023 -en las que resultó ganador Daniel Noboa- dejando entrever sus sospechas de que el asesinato del candidato presidencial, Fernando Villavicencio, fue para perjudicar «a la candidata del progresismo». Se refería, sin nombrarla, a Luisa González del correísmo.

«De manera muy extraña» hubo elecciones en Ecuador y la candidata de las fuerzas progresistas iba arriba con 10 puntos, y «un candidato que hablaba mal de esa candidata es de repente asesinado y la candidata que iba arriba se cae y el candidato que iba segundo sube», dijo López Obrador, dejando perplejo a su propio auditorio de las mañaneras, ya que el tema no tenía antecedentes en la rueda de prensa.

Glas, sentenciado por corrupción
La historia prosiguió al día siguiente (viernes) cuando el propio López Obrador anunció que haber otorgado asilo político a Jorge Glas, de quien dijo es un perseguido, sin mencionar que estuvo en la cárcel sentenciado por corrupción en los casos Odebrecht y Sobornos, por el que también Rafael Correa fue sentenciado y no puede volver al país.

El presidente de México subió el tono de sus declaraciones al anticipar que enviará un avión para recoger a la embajadora, y lamentar que su sede diplomática en Quito había sido rodeada por la fuerza pública. «Es una muestra de prepotencia porque así son los fachos», dijo. En Quito se sospechó que su pretensión era llevar a Glas a México.

El exvicepresidente se refugió en esa embajada el 17 de diciembre de 2023, en instantes que la policía lo buscaba porque tenía una nueva orden de detención por un nuevo caso de corrupción: la reconstrucción de Manabí luego del terremoto de 2016.

Otras incursiones en embajadas
Los antecedentes de una incursión policial a una sede diplomática se remontan a dos episodios y tienen que ver con Ecuador. Ocurrieron en Cuba, el 11 de diciembre de 1961, y 20 años después, en 1981. En el primer caso las autoridades de ese país no permitieron que un grupo ingresara y la fuerza pública disparó y mató a tres personas. Y, en 1981, 30 cubanos tomaron como rehén al embajador y al consejero, la sede fue acordonada y días después las tropas se tomaron las instalaciones y desalojaron a los cubanos.

En marzo, las autoridades de Ecuador pidieron a sus pares mexicanos les permitiera ingresar a la embajada para detener a Glas. Nuevas investigaciones han determinado que el habeas corpus que le permitió salir en libertad tras cinco años de prisión, de los ocho años a los que estaba sentenciado, fue emitido por un juez involucrado en un caso de narcotráfico. Glas también es mencionado en el caso Metástasis que investiga el narcotráfico y la Fiscalía ha denunciado que un jefe narco pagó al juez que ordenó su libertad.

Jalisco Nueva Generación
Recientes investigaciones han llevado a determinar que la orden de asesinar a Villavicencio provino de un miembro de la banda Los Lobos vinculada al cártel mexicano Jalisco Nueva Generación. Por eso, la hija del excandidato, Amanda Villavicencio reaccionó con dureza frente a las palabras de López Obrador. «A Fernando Villavicencio lo asesinaron los mafiosos que él siempre investigó. Algunos de ellos asilados en tus embajadas y en tu país. Qué poca madre tienes para dar estas declaraciones tan mediocres e inhumanas», escribió en X.