09
Lun, Dic

MERCADO DE FICHAJES... El futuro de Ceballos en el Real Madrid

Deportes
Typography

El andaluz podría cerrar su cesión al Arsenal, sin opción de compra, la próxima semana

 

(ABC) Lo intentó el pasado verano y de nuevo vuelve a la carga. Unai Emery está como loco por quitarse de encima a Ozil, un futbolista que no le encaja al técnico vasco. El problema es su ficha, de casi 20 millones limpios al año, y la inexistencia de ofertas por el jugador teutón. Pero termine saliendo o no del Arsenal, lo que no quiere Emery es que este verano se desaproveche una ocasión de oro para hacerse con un jugador de nivel que ocupe la posición de Ozil. Y ahí es donde entra la figura de Dani Ceballos.

El multimillonario y magnate norteamericano Stan Kroenke, dueño absoluto del cien por cien de las acciones del Arsenal desde agosto del pasado año, comunicó en mayo a Unai Emery que solo tenía a su disposición 50 millones de euros para fichar, más lo que ingresara el club por ventas, que de momento son solo 3 millones de euros por el traspaso de Ospina al Nápoles. En esta tesitura, y con los actuales precios de mercado, el Arsenal solo está en disposición de encontrar caras nuevas en formato de préstamo, justo lo que quiere el Real Madrid y Ceballos para el curso que se inicia en menos de un mes.

Emery ha pedido al dueño del Arsenal un esfuerzo para que tome las riendas del asunto y cierre la cesión con Florentino Pérez. Ambos tienes previsto verse la próxima semana con motivo del amistoso entre los ingleses y el Real Madrid, que se medirán en la madrugada del martes al miércoles (01.00) en Landover, y Emery quiere que el encuentro sirva para sellar una operación que será una fotocopia a la de Reguilón por el Sevilla. Un año de cesión sin opción ninguna a compra, y el equipo londinense deberá hacerse cargo de la totalidad de la ficha del Utrerano, que cobra dos millones de euros.

Las condiciones cuadran con la escasa tesorería del Arsenal y los deseos deportivos de Unai Emery, que se hace con un futbolista importante que pueda ayudar al equipo a lograr el objetivo de acabar la Premier entre los cuatro primeros, tras dos años consecutivos sin jugar Champions. Al Madrid, la operación también le encaja a la perfección. Siguen siendo los dueños de un jugador en el que tienen depositadas muchas esperanzas, aunque no sea del gusto del técnico actual, y aligeran el número de integrantes de la primera plantilla, que ahora mismo está en 30, cinco por encima de las 25 fichas permitidas.

Finiquitada la cesión de Ceballos, el Madrid se pondrá de lleno a trabajar en la venta de James Rodríguez, cuyo futuro apunta al Wanda Metropolitano, traspaso que, como en el caso de Llorente, no generaría ningún trauma en el club blanco, siempre y cuando el Atlético abone los cincuenta millones de euros que pide el Real Madrid.