25
Mar, Feb

Escándalo en Guerrero, por contrato millonario a 30 años del presidente Antonio Gaspar con el ex alcalde de Acapulco Evodio Velázquez Aguirre

Estados
Typography

Blanca Alicia Camacho hizo la revelación del negocio de su vida del ex alcalde que con 84 mil pesos diarios por recolectar basura en Chilpancingo y dijo que tiene resuelta su economía hasta su tercera generación

Chilpancingo Gro., 20 de abril del 2019.- Escándalo en redes sociales por el supuesto contrato millonario a 30 años que firmó el presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar y el ex edil de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quién  todavía tiene pendiente la rendición de cuentas en su anterior administración.

Los datos que ya empezaron a circular en las redes sociales, es que Velázquez Aguirre, habría firmado un contrato para recolectar la basura en la capital del estado, con ingresos diarios de al menos 84 mil pesos diarios y 30 millones anuales.

Esta información que provocó escozor en la clase política, fue revelada por Blanca Camacho de la Cruz, quién puso al descubierto, el “gran negocio de su vida”, del ex presidente municipal de Acapulco, que ante cualquier acto reclamado de toda autoridad se amparó. 

Entre tras cosas, se ha informado que Velázquez Aguirre,  cambió su lugar de residencia a Chilpancingo, donde tiene el “gran  negocio” de la recolección de la basura. También se dice que es actualmente el asesor del alcalde Antonio Gaspar, lo que algunos consideran el preámbulo de un fracaso de esa administración y un posible camino al borde la quiebra como según dicen muchos dejó el gobierno de Acapulco.

Lo grave del tema, es que quienes debieran llamar a cuentas al presidente de Chilpancingo, - de comprobarles tal negocio de firma de convenios- son los propios regidores de ese ayuntamiento, de quienes se dice ya “llegaron a un acuerdo para darle el voto de confianza”.

Otra cosa que genera una burla, es el hecho de que el empresario de la  basura, trae carros chatarra, con los que según está brindando un servicio de pésima calidad, a cambio de 84 mil  pesos diarios.  En medio de este escándalo, los diputados locales, deberían llamar a cuentas al edil para que explique sobre este escandaloso caso de la firma de un convenio millonario a 30 años.