16
Dom, Jun

Maduro reabre a medias la frontera entre Venezuela y Colombia

Mundo
Typography

Más de 70.000 personas cruzaron los puentes internacionales en uno u otro sentido en el primer día después de tres meses de cierre

La polémica fronteriza sigue marcando la hora. La reapertura de la frontera de Venezuela con Colombia en el estado Táchira ordenada por Nicolás Madurose enfrenta con la resistencia de altos cargos chavistas de su régimen, mientras se desbordó el cruce peatonal con más de 70.000 personas, de ida y vuelta, en el primer día de la largada.

El horario de apertura quedó en 6 de la mañana hasta las 9 de la noche. En el primer día, este sábado ingresaron a Colombia más de 30.000 venezolanos y salieron o regresaron a Venezuela más de 37.000 personas, informó la oficina Regional Oriente de Migración Colombia.

En las trochas o caminos verdes clandestinos no hay registro oficial de transeúntes, que continuó este sábado, pero fue inferior que durante el cierre de tres meses, por lo que la cifra del cruce suma más de 70.000 personas.

La reapertura fronteriza se quedó a medias, porque los obstáculos puestos en los cuatro puentes internacionales que comunican el estado venezolano de Táchira con el Norte de Santander, en Colombia desde el 23 de febrero, cuando se cerraron para impedir la entrada de la ayuda humanitaria, continuaron instalados sin que el régimen los retirara.

La orden de reabrir la frontera por el régimen de Nicolás Maduro era total y no discriminatoria, tres meses después de haberla cerrado. «En ejercicio pleno de nuestra soberanía, he ordenado la apertura de los pasos fronterizos con Colombia en el estado Táchira, a partir de este sábado 8 junio», escribió en su cuenta de twitter.

Ante la avalancha de personas que se produjo en los puentes binacionales, lo que obligó a decenas de miles de venezolanos a trasladarse por las peligrosas trochas, el régimen de Maduro respondió que «no hay justificación para pasar por trochas».

Pero la orden de Maduro de evitar el uso de las trochas que pasan por el río Táchira no ha sido acatada por el chavista Freddy Bernal, que controla a las bandas paramilitares de los «colectivos» que cobran peaje a los transeúntes de la frontera.

Bernal, dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y nombrado por Maduro como el responsable político de Táchira, aseguró que los obstáculos de los puentes no serán removidos, por ahora.

«Inicialmente comenzamos con el paso peatonal y dependiendo de la evolución de la dinámica fronteriza y del comportamiento del gobierno de Colombia iremos adecuando la medida». Advirtió Freddy Bernal que los obstáculos colocados en el puente Las Tienditas no serán retirados bajo ninguna circunstancia, contraviniendo así la orden de Maduro.

Efectos en el comercio entre los dos países

El cierre fronterizo ha impactado negativamente en el comercio binacional que maneja un volumen de 7.000 millones de dólares en el intercambio. Los tachirenses se abastecen en Cúcuta de alimentos, medicinas, ropa y enseres, y es también la puerta de entrada a los migrantes y refugiados venezolanos.

Christian Kruger, director general de Migración Colombia, destacó que la reapertura permitió bajar la cifra de las personas que usan las peligrosas y onerosas trochas.

«Durante el día de hoy, más de 37.000 ciudadanos venezolanos han logrado regresar a su país con productos de primera necesidad, sin tener que poner su vida en peligro en las denominadas trochas o teniendo que pagar para poder cruzar por estos lugares», dijo.

En su comunicado, Kruger dijo que «la felicidad no es completa, pues el dictador Maduro aún mantiene varios bloqueos sobre los pasos fronterizos, lo que no sólo dificulta la movilidad, sino que también representa un riesgo frente a una posible aglomeración de personas. El llamado es a que se retiren los contenedores y se facilite la movilidad del pueblo venezolano, un pueblo que hoy ha respondido a la regularidad, diciéndole no a las trochas y usando los pasos habilitados».

El presidente colombiano, Ivan Duque, también anunció una decisión que tranquiliza a los 1,3 millones de refugiados venezolanos. Todos los niños de padres venezolanos nacidos en territorio colombiano –unos 20.000 bebés– tendrán la nacionalidad colombiana.