16
Dom, Jun

De lo etéreo a lo terrenal

Mundo
Typography

Brillaron con fuerza las creaciones de Alvarno, Roberto Diz y el holandés David Laport

Este pasado jueves ha tenido lugar la Mercedes-Benz Fashion Week Ibiza, una breve pero intensa pasarela que mostró las colecciones Resort 2020 de varias casas de moda, entre las que estaban AlvarnoRoberto DizThe 2nd Skin CoSardáJuanjo Oliva y el holandés David Laport.

Con el Ushuaïa Ibiza Beach Hotel como escenario, el desfilé de Andrés Sardá inauguró la que ha sido tercera edición de esta pasarela. Nuria Sardá, responsable creativa de la marca, presentó una maravillosa colección de prendas de baño y vestidos ligeros, que giraron entorno a los materiales metalizados, el negro y las transparencias y para el día, las combinaciones de blanco y azul. El desfile abrió con un grandioso albornoz-capa de tamaño desproporcionado en rayas blancas y azules, para acabar con un abrigo «bola» con numerosos apliques de tela negra, que daba paso al abrirse al biquini de tricot y cristales Swarovski creado para la ocasión en edición limitada.

Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo, las dos mitades de The 2nd Skin Co, presentaron una colección llena de color y feminidad. No por estar en Ibiza abandonaron ese look de elegancia sesentera que les caracteriza. Jugaron con el verde fuerte, el lila y los tonos rosados, alternando vestidos cortos de escote a la caja y manga a la sisa- un clásico de la era «Jackie» con algún modelo de pantalón ajustado y algún que otro vestido de gran volumen. Optimistas, trabajadores y, además, encantadores, Juan Carlos y Antonio han conseguido dotar a su casa de modas de un ADN propio y reconocible a través de las temporadas.

Roberto Diz, que se estrenó en Ibiza, presentó una colección que, según sus propias palabras, le hizo salir de su zona de confort. «He querido dejar atrás la seriedad y formalidad de muchos de mis diseños para novias y fiesta, lanzándome con prendas de un colorido fuerte y un diseño rompedor». Inspirado en personajes típicos de la noche de Ibiza, Paris Hilton y las fiestas nocturnas de las Baleares, Diz lanzó una potente serie de vestidos, llevados con calcetines fluorescentes y sandalias. Además, ideó varias prendas con apliques brillantes que recordaban al «efecto mojado» de las fiestas de camisetas en la playa. Aunque sigue en su estudio de Sevilla, Roberto Diz lleva dos años con taller instalado en la calle Alcalá de Madrid.

Juanjo Oliva presentó un desfile con predominio del blanco y negro, sin olvidar el uso de linos naturales en túnicas y vestidos, combinados con sandalias y botas de agua, una tendencia recurrente en las producciones de moda actuales.

El invitado internacional de esta edición fue David Laport, un holandés nuevo en España, que diseña prendas etéreas que parecen salidas de un taller de papiroflexia o de una lección de botánica. Sus preciosos vestidos con estructuras flotantes en tul y tejidos acrílicos, contaban con estructuras de fino alambre para soportar al vuelo verdaderos pétalos de tela. Además, esta colección de impactantes prendas etéreas tenía la particularidad de mostrar por delante una imagen muy distinta a la de atrás, combinando por ejemplo frontales de vestido largo con partes traseras que constaban de pantalón y camisa.

Karl Lagerfeld

Los Alvarno, Arnaud Maillard Álvaro Castejón, presentaron en cambio una colección muy terrenal, potente y urbana, ponible pero vanguardista. Sus maravillosas camisas de cuello alto y lazada negra, inspiradas en Karl Lagerfeld, se combinaron deliciosamente de diferente modo. Los pantalones con chaquetas de camuflaje cuajadas de espejos, se conjuntaron con sandalias de tacón alto, mientras que los vestidos largos -y cortos- se llevaban con zapatillas deportivas de Puma. Más avant garde imposible.

Álvaro y Arnaud conservan la mirada curiosa de los jóvenes creadores mientras que han adquirido el atrevimiento cauteloso de los experimentados maestros, una mezcla imprescindible para triunfar en el mundo de la alta moda. Alvarno y su desfile de «nómadas de lujo» marcan territorio con los precisos volúmenes de sus prendas, cargadas de capas, con sus frunces y pequeños toques, aliñando el atuendo de una mujer moderna y activa. Arnaud y Álvaro no dejaron atrás su habitual barroquismo irreverente, su minimalismo trufado de combinaciones imposibles y sus propuestas «reales» para una mujer que necesita ir cómoda pero irresistible. Entre lo terrenal y lo etéreo, todo compatible, ha transcurrido esta edición de moda en Ibiza.