09
Dom, Ago

Lula y Rousseff, absueltos del cargo de asociación para delinquir en Brasil

Mundo
Typography

La sentencia absolutoria fue dictada por el juez duodécimo federal de Brasilia, Marcus Vinicius Reis Bastos

(ABC) Un juez absolvió a los expresidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, de la acusación de haber creado una «pandilla criminal», al lado de exministros y dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), para delinquir y crear una trama de corrupción en sectores de la administración pública, como la petrolera Petrobras, y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal brazo estatal de fomento.

El juez federal brasileño Marcus Vinicius Reis Bastos declaró el fallo favorable los petistas, bajo el argumento de que la denuncia «adopta una cierta suposición: la instalación de una “organización criminal”», presentada como la «verdad de los hechos». Según el magistrado, la acusación ni siquiera apunta «lo esencial para caracterizar el delito de organización delictiva (tipos objetivos y subjetivos), en violación abierta del artículo 41, de la Ley Procesal Penal».

«La denuncia no cuenta con los elementos demostrativos del delito de asociación para delinquir ni permite concluir, ni siquiera en tesis, que existía una asociación de cuatro o más personas estructuralmente ordenada, con división de tareas, alguna forma de jerarquía o estabilidad», dice la sentencia.

«Frente a un juez imparcial, hoy tenemos la absolución sumaria de Lula», destacó Cristiano Zanin, abogado de Lula da Silva, para quien esta victoria judicial refuerza su tesis, confirmada por el juez, del «intento de criminalizar la actividad política» del expresidente, y evitar su regreso al poder.

Además de Lula y Rousseff, también fueron absueltos en ese proceso, los exministros de economía de los expresidentes, Antonio Palocci y Guido Mantega, así como al extesorero del PT, João Vaccari Neto. Los cinco fueron acusados de desviar recursos de Petrobras y de otras empresas estatales durante los gobiernos del PT (2003-16), para supuestamente financiar las campañas electorales del partido.

La absolución afecta uno de los nueve procesos abiertos contra Lula, que dejó la prisión el 8 de noviembre, tras pasar un año y medio detenido en una cárcel especial en Curitiba, condenado a casi 9 años por corrupción y blanqueo de fondos.