08
Mié, Abr

EE.UU. acusa a Huawei de crimen organizado y robo de secretos comerciales

Mundo
Typography

Según el Gobierno estadounidense, para lograr sus fines la empresa alcanzaba «acuerdos de confidencialidad con los propietarios de la propiedad intelectual»

La guerra entre Estados Unidos y Huawei se ha vuelto a recrudecer esta semana, con una nueva imputación por parte de la Justicia estadounidense contra el gigante tecnológico chino, dentro de una nueva ofensiva que cuenta con el apoyo de republicanos y demócratas.

La Fiscalía presentó en el juzgado federal de Brooklyn, en Nueva York, cargos contra Huawei por participación en crimen organizado y robo de secretos comerciales y propiedad intelectual, además de otras acusaciones, como la violación de sanciones económicas contra Irán o Corea del Norte.

La presentación de cargos amplía la querella presentada por la fiscalía en agosto de 2018, donde ya se acusaba a Huawei de otros delitos como fraude bancario o conspiración para defraudar a EE.UU.

En la nueva imputación, los fiscales aseguran que, «durante décadas», la compañía china «ha robado propiedad intelectual, incluida de seis compañías tecnológicas estadounidenses, en un intento de hacer crecer el negocio de Huawei».

Las 56 páginas del escrito de imputación están plagadas de casos en los que Huawei presionó a sus empleados para que robaran secretos comerciales de la competencia, incluido el ofrecimiento de bonus extraordinarios para «la información robada más valiosa».

También asegura que Huawei trató de fichar a empleados de otras empresas para llevarse su propiedad intelectual o que utiliza profesores que trabajan en centros de investigación para acceder a esos secretos. O que la empresa china firmaba acuerdos de confidencialidad con las empresas propietarias de propiedad intelectual y después los violaba. Todas estas prácticas, asegura la Fiscalía, otorgaban a la compañía una «ventaja competitiva significativa e injusta».

Huawei respondió que la presentación de cargos es «un intento para dañar de forma irrevocable la reputación de Huawei y de su negocios por razones que tiene que ver con competencia más que con el respeto a la ley».

Negocios con Corea del Norte e Irán

Los cargos también acusan a Huawei de hacer negocios no permitidos en Corea del Norte e Irán. En este último, ayudaron al Gobierno de la república islámica «con la instalación de equipos de vigilancia, incluidos aquellos utilizados para monitorear, identificar y detener a manifestantes en las protestas antigubernamentales de 2009 en Teherán».

En realidad, la guerra contra Huawei tiene más que ver con una lucha entre las dos grandes potencias económicas globales por asegurarse la hegemonía tecnológica, un campo en el que Huawei está dando grandes pasos para China, sobre todo por su liderazgo en la siguiente generación de redes 5G.

En esta ofensiva -que también incluye la petición de extradición de la hija del fundador de la compañía, detenida desde 2018 en Canadá-, China y Huawei han puesto de acuerdo a republicanos y demócratas, en lo que representa una excepción en una época dominada por la polarización política de EE.UU. Un comunicado conjunto de los senadores Richard Burr y Mark Warner, republicano y demócrata, apunta a que la última imputación «dibuja un retrato condenatorio de una organización ilegítima que no tiene respeto alguno por la ley».

La imputación a Huawei llega en un momento en el que EE.UU. dispara las presiones a sus aliados para que no establezcan contratos para el desarrollo de redes 5G con Huawei. Entre ellos, Reino Unido, cuyo primer ministro, Boris Johnson, insistió el mes pasado en que seguiría adelante con sus planes de contar con el gigante asiático para ese fin.

La líder de los demócratas en el Congreso de EE.UU. y enemiga declarada de Donald Trump, Nancy Pelosi, se alineó ayer sin embargo con el presidente para exigir a la comunidad internacional que no trabaje con Huawei. «China busca exportar su autocracia digital a través del gigante de las telecomunicaciones Huawei», dijo en una aparición en la Conferencia de Seguridad de Múnich.