20
Dom, Oct

TEMPORAL DANA ¿Es segura la regla del 30/30 para evitar los impactos de los rayos en una tormenta?

Ciencia y tecnología
Typography

Si bien este «truco» se ha extendido como la pólvora en las últimas semanas, varios estudios y los expertos desmienten su eficacia

(ABC) En los días de tormenta como estos, muchas veces no somos conscientes del peligro que entrañan las tormentas. Más allá del agua y las riadas, los rayos son también un factor importante a tener en cuenta. A raíz de las últimas inclemencias meteorológicas y sus nefastos efectos se han hecho virales algunos «trucos» para responder ante las tormentas. Por ejemplo, la regla del 30/30, que recomienda que, justo tras un relámpago, la persona empiece a contar hasta 30. Si el trueno llega antes de la cuenta final, será hora de buscar un refugio. Pero, ¿es realmente eficaz esta técnica?

«Llevo en la meteorología muchos años y nunca había oído hablar de esta regla», afirma a ABC José Antonio Maldonado, meteorólogo y famoso «hombre del tiempo» durante décadas en TVE. «No veo el rigor científico por ningún lado, porque no es indicativo suficiente para pensar que la tormenta se aleje o se acerqueSiempre que se vea un rayo, y aunque no suene un trueno, lo mejor es buscar un refugio o quedarse estacionado dentro del coche con las ventanillas subidas», afirma.

Los rayos se desplazan hasta 10 kilómetros

De hecho, existen investigaciones que refutan también esta creencia popular del 30/30. Por ejemplo, según relata el meteorólogo Ronald L. Holle, más de un 80% de las lesiones y muertes por rayo se producen fuera de las tormentas, ya que la electricidad puede viajar hasta a 10 kilómetros dentro de una tormenta eléctrica o incluso recorrer por el suelo varios metros una vez que ha caído el rayo. «Por eso tampoco es seguro quedarse tumbado. De hecho, es muy peligroso», explica Maldonado.

El meteorólogo quiere hacer un llamamiento de calma a la población: «Las ciudades normalmente están bien preparadas para las tormentas eléctricas». Aunque alerta del peligro de encontrarse en casas de campo aisladas o en plena naturaleza. «En estos casos hay que refugiarse dentro de un edificio, cerrar todas las puertas y ventanas y, si es posible, también las persianas, por si algún rayo estalla el cristal».

Otro bulo: las ruedas del coche no te aíslan

En el caso de que la tormenta sorprenda viajando en un vehículo, habría que pararse en un lugar seguro y también cerrar todas las puertas y ventanas. «Se crea el efecto "jaula de Faraday" que nos aisla de la tormenta», asegura Maldonado. Aquí también existe otro bulo muy extendido: son las ruedas las que aíslan de los rayos. Error.

«Es la carrocería de metal y no los neumáticos lo que le protegen», afirman desde la página oficial del servicio de Meteorología del Gobierno de EE. UU. «Recuerde: los descapotables, las motocicletas, las bicicletas, los vehículos recreativos al aire libre con cubierta abierta y los automóviles con cubiertas de fibra de vidrio no ofrecen protección contra los rayos. Cuando un rayo cae sobre un vehículo, atraviesa el marco de metal y cae al suelo. No se apoye en las puertas durante una tormenta eléctrica», recalcan.

La misma página recomienda no utilizar aparatos conectados a la corriente, como teléfonos -no hay peligro con los móviles si no se utilizan con el cargador enchufado-, ordenadores o televisiones. Lo que aún sigue vigente: no buscar refugio debajo de un árbol. «Estar debajo de un árbol es la segunda causa principal de muerte por rayos. ¡Es mejor mojarse que quedarse frito!». No todas las creencias populares tienen por qué estar equivocadas.