04
Jue, Jun

EE.UU. supera los 150 mil casos de coronavirus y el gobernador de Nueva York llama a la unidad

Estados
Typography

El gobernador de Florida ordena el confinamiento en Miami y otros condados del sureste del estado

Gobernador de Florida ordena el confinamiento en Miami y otros condados del sureste del estado

El coronavirus se propaga con rapidez en Estados Unidos, el país con más casos del mundo, donde este lunes se superaban con creces los 150.000 contagios y el número de fallecidos se acercaba a los 3.000. En la víspera el presidente del país, Donald Trump, anuncia que las directivas de la Casa Blanca sobre distanciamiento físico se ampliaban otras dos semanas, hasta el 16 de abril, en un nuevo cambio de rumbo de su gestión de la crisis. La semana pasada dijo que revisará esas directrices con la intención de poner «en marcha» al país lo antes posible para evitar el impacto económico y llegó a decir que el domingo de Pascua, el 12 de abril, «las iglesias están llenas».

La realidad de la epidemia, sin embargo, es tozuda, y el coronavirus gana terreno en medio de la actuación descoordinada y disfuncional de las diferentes administraciones de EE.UU. Florida, que optó al principio de la crisis por medidas laxas para contener a la epidemia, ordenó el confinamiento en varios condados del sureste del estado, incluida su principal ciudad, Miami. Ya son 30 los estados que han impuesto órdenes de este tipo, aunque en la mayoría de los casos los ciudadanos pueden salir a la calle a pasear y a hacer ejercicios si cumplen con el distanciamiento físico.

Nueva York, el centro de la epidemia

Es el caso de Nueva York, el peor foco del país, con cerca de 70.000 contagios y más de 1.200 muertes, y donde el colapso sanitario empieza a sentirse. Este lunes llegó el buque-hospital de la Armada a los muelles de la ciudad, donde hay cuatro grandes hospitales temporales en preparación -concedidos por Trump a través de la agencia de gestión de emergencias- y donde se ha instalado un hospital de campaña en Central Park.

«No es tiempo de política, ni partidismo, ni división. Ni en este estado, ni en la nación. Si hay un momento para la unidad es ahora», dijo el gobernador del estado, Andrew Cuomo. «Estoy de acuerdo con el presidente: esto es una guerra», añadió sobre Trump. «Pues actuemos de una vez como si lo fuera», le recomendó.