24
Mar, Nov

Trump exige que se deje de contar los votos por correo

Mundo
Typography

La campaña del presidente pretende el no escrutinio en Pensilvania papeletas recibidas tras la fecha de las elecciones, a pesar de que lo autorizó un juez 

 

(ABC) Recluido en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha lanzado una gran estrategia legal para detener el recuento de votos e impedir que se incluyan en los  resultados finales de las elecciones de E.E. U.U. las papeletas por correo que se han recibido tras que el martes por la noche cerrarán las urnas. «¡Parad el recuento!», ha dicho Trump en Twitter, una red social que para su desesperación ha censurado y etiquetado como falsos seis de sus mensajes.

 

«El presidente está vivo, y bien», ha dicho el jefe de su campaña electoral, Bill Stepien, en una conferencia telefónica este jueves en la que ha explicado las medidas legales que ha tomado, con demandas para parar el recuento o enviar observadores en Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Georgia. Estudian, además, presentar otra denuncia en Nevada, donde el resultado es extremadamente ajustado. «Vamos a seguir luchando por estas elecciones porque eso es lo que se merece el pueblo americano», agregó.

 

El presidente Trump, que no ha tenido nada en su agenda miércoles ni jueves, y sigue encerrado en su residencia en la Casa Blanca, ha estado comunicándose con gobernadores y líderes de su partido, y ha expresado en las redes sociales sus quejas por lo que considera un fraude. Además, ha encargado a una persona de su máxima confianza, su yerno Jared Kushner, la coordinación de la ofensiva legal para impedir que Joe Biden le arrebate la presidencia.

 

Los demócratas avanzan en Pensilvania

En Pensilvania, donde con el 88% escrutado Trump tiene una mínima ventaja, su campaña busca que no se cuenten más votos, aunque un juez autorizó que se sigan abriendo sobres hasta este viernes. En ese recuento, que es legal, hay observadores oficiales.

 

El margen de Trump se está reduciendo a medida que se cuentan más papeletas enviadas por correo, que sobre todo vienen de las grandes ciudades, como Filadelfia, feudos demócratas. La junta electoral recibió más de 2,5 millones de votos por correo y contará todos los recibidos hasta el viernes si tienen matasellos de hasta el 3 de noviembre, día de las elecciones.

La demanda de Trump en otro sitio, Míchigan afirma que la secretaria de Estado Jocelyn Benson, demócrata, estaba permitiendo que las papeletas de voto por adelantado se cuenten sin observadores, algo que esta niega.

 

En Georgia la campaña de Trump ha pedido que un condado, el de Chatham, se asegure de que se sigan las leyes del estado en las boletas de voto ausente. Es más una forma de paralizar el recuento y demorar el resultado final, ante el temor de que las últimas papeletas le den una ventaja decisiva al demócrata. La campaña de Trump también anunció que pedirá un recuento en Wisconsin, porque el director de campaña, Stephen cree que hay «irregularidades en varios condados».