20
Mar, Abr

El jefe de la policía de Minneapolis dice que Chauvin «violó las prácticas» en la detención a Floyd

Mundo
Typography

El médico que asistió a Floyd explicó que la víctima tenía un paro cardíaco asociado normalmente con la asfixia

(ABC).-El juicio contra el expolicía Derek Chauvin por la muerte de George Floyd vivió ayer una de las comparecencias más esperadas. Subió al estrado Medaria Arredondo, el jefe del Departamento de Policía de Minneapolis, la ciudad en la que en mayo del año pasado murió Floyd. El que fuera su subordinado, acusado ahora de homicidio, apretó con su rodilla contra el cuello de Floyd durante nueve minutos y medio, a pesar de que este estaba esposado y tumbado contra el suelo y de que perdiera el conocimiento en los últimos minutos.

Arredondo aseguró que Chauvin «violó las prácticas» del cuerpo de seguridad sobre uso de fuerza y desescalada de tensión. «Eso no forma parte de nuestras prácticas, no es lo que enseñamos», defendió Arredondo, en una comparecencia poco habitual. Es difícil ver a un jefe de policía testificar contra alguien que fue miembro de su organización, pero Arredondo, el primer jefe de policía negro de Mineápolis y que sufrió incidentes de discriminación en el pasado, es la segunda vez que lo hace. La primera, en 2019, cuando el agente Mohamed Noor fue a juicio por asesinato de una civil que llamó al teléfono de emergencia por un caso de ataque sexual.

En junio, mientras en EE.UU. se multiplicaban las protestas contra los abusos hacia la minoría negra desatadas por la muerte de Floyd, Arredondo dijo que su fallecimiento «no fue por falta de entrenamiento. Lo que le ocurrió a Floyd fue asesinato». El Departamento de Policía de Minneapolis despidió a Chauvin y a los otros tres agentes que participaron en la dentición, y que serán juzgados por complicidad en otro juicio previsto para este año.

Según Arredondo, la maniobra ejecutada por Chauvin con Floyd durante casi diez minutos y cuando la víctima «ya no respondía» no forma parte «de ninguna manera ni forma» de la formación que se da a los agentes y no entra dentro de «la ética y valores» del cuerpo de policía.

El abogado de Chauvin, Eric Nelson, buscó utilizar la comparecencia para convencer al jurado de que la actuación del expolicía está dentro de la defensa «objetivamente razonable» que pueden usar los agentes en situaciones de peligro.

También acudió como testigo el médico de urgencias que asistió a Floyd cuando llegó al hospital y le pronunció muerto. Explicó a preguntas de la fiscalía que la víctima tenía un paro cardiaco asociado normalmente con la asfixia o un sangrado traumático. La defensa de Chauvin busca defender que la muerte de Floyd estuvo más relacionada con el consumo de drogas, su estado médico y la adrenalina del momento que con la maniobra del agente.