17
Dom, Oct

Díaz-Canel arremete contra la conquista española en el día de la patria en México

Mundo
Typography

El presidente cubano fue el invitado de honor ayer en las celebraciones por la independencia

 

(ABC).- Miguel Díaz-Canel efectúa su tercera visita a Ciudad de México –durante el mandato del presidente López Obrador–, junto al ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez. Esta visita coincide con la celebración ayer del día de la Independencia de México, en la que el presidente cubano fue el invitado de honor. Su viaje se enmarca también dentro de la VI Cumbre de Jefes de Estado de la izquierdista Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

 

López Obrador y Díaz-Canel, ambos con antepasados directos españoles –cántabros y asturianos–, sumaron ayer su rechazo hacia la conquista española, tema recurrente del presidente mexicano, y también hicieron un alegato para el desbloqueo de la economía cubana, ante una asfixiante crisis agravada por la pandemia. Hasta 15.000 efectivos de las Fuerzas Armadas mexicanas ocuparon la Plaza de la Constitución, coloquialmente como del Zócalo, dentro de los actos para conmemorar los 200 años de la independencia de la Corona española. El objetivo de tal boato vislumbra el reclamo público de la interrupción del bloqueo económico a Cuba por parte de Estados Unidos.

 

«Ojalá que el presidente Biden actúe con esa grandeza y ponga fin para siempre a la política de agravios hacia Cuba», reclamó López Obrador

 

López Obrador pidió al presidente de EE.UU., Joe Biden, que «cese los agravios a Cuba», destacando el papel del pueblo de la nación caribeña por «resistir 62 años ante el bloqueo estadounidense». El político mexicano explicó que «ningún Estado tiene derecho a someter a otro pueblo». Calificando de «hazaña histórica» lo sucedido tras la revolución cubana. «Díaz-Canel representa a un pueblo que ha sabido de defender con dignidad su derecho a vivir libres e independientes sin permitir la injerencia de ninguna potencia», señaló López Obrador, el mismo día en que el Parlamento Europeo ha denunciado las represalias del régimen tras las protestas del 11 de julio. «Ojalá que el presidente Biden, quien posee suficiente sensibilidad política, actúe con esa grandeza y ponga fin para siempre a la política de agravios hacia Cuba», reclamó.

 

Contra el embargo

 

Los requerimientos para el desbloqueo pedido desde la tribuna a Biden llevaron a AMLO a citar textualmente a George Washington sobre que ninguna nación debe aprovecharse «del infortunio de los pueblos» y agregó que se «ve mal» que el Gobierno estadounidense utilice estas prácticas.

 

En su intervención, Díaz-Canel también hizo referencia al embargo de la isla, ya que «sufren los embates de una guerra con un bloqueo recrudecido oportunistamente», achacando la crisis a la pandemia que, según sus palabras, afecta a países de menor desarrollo. Casi todo el coloquio trató sobre la conquista española que calificó de «terrible», con «matanza y destrucción sin freno de las tropas al mando de Hernán Cortés que venían de Cuba». Prosiguió definiendo ese ejército como «la civilización que se echó sobre el pueblo azteca para destruirlo», olvidándose que la victoria de Cortés fue posible gracias a los 9.500 soldados indígenas de Cempoala, los tlaxcaltecas y de Cholula que se aliaron con los españoles.

 

El dirigente cubano no desaprovechó la ocasión para señalar a los medios de comunicación sobre las informaciones respecto a su régimen: «Estamos enfrentado paralelamente una campaña de odio y desinformación montadas sobre plataformas digitales».