05
Dom, Feb

Misiles atribuidos a Rusia impactan en Polonia y la OTAN se pone en alerta

Mundo
Typography

Varsovia eleva el nivel de alarma de las unidades de combate tras la reunión de urgencia de su Comité de Seguridad Nacional y Defensa

(ABC).- El Kremlin niega que los proyectiles sean rusos, mientras que Zelenski acusa a Moscú y asegura que el ataque es «una escalada significativa»

Dos misiles impactaron este martes en territorio de Polonia, país miembro de la OTAN, el mismo día en el que Rusia lanzó una lluvia de proyectiles contra Ucrania como respuesta al avance de las tropas de Kiev en el sur del país. El incidente ocurrió en torno a las 15.40 en Przewodow, en una zona rural fronteriza con Ucrania. Los misiles impactaron en una granja, en concreto en un secadero de grano, y fallecieron dos personas. En las imágenes del supuesto ataque que circularon por las redes se puede ver un gran socavón como consecuencia de la explosión. «Los bomberos están en el lugar, no está claro qué sucedió», dijo Lukasz Kucy, oficial de guardia a los pocos minutos de producirse el incidente, según recogieron los medios locales. Un alto cargo de la Inteligencia de Estados Unidos aseguró a la agencia AP que los misiles que cayeron en territorio polaco eran rusos.

El Pentágono, en cambio, no había confirmado al cierre de esta edición que se hubiera producido ese ataque ni que fuera responsabilidad de Rusia. «Estamos al tanto de informaciones periodísticas que aseguran que dos misiles rusos han caído en un lugar dentro de Polonia, cerca de la frontera con Ucrania», dijo el portavoz del Departamento de Defensa, Patrick Ryder. «Por ahora puedo decir que no tenemos información para corroborar esas informaciones y que seguiremos investigándolo». A pesar de ello, el propio Departamento de Defensa informó de que su máximo responsable, el secretario Lloyd Austin, tenía previsto hablar con su homólogo polaco, Mariusz Błaszczak, para discutir el incidente.

Contactos de urgencia

Un alto cargo de la OTAN aseguró a ABC que la organización de defensa «está investigando esas informaciones y se está coordinando al máximo con nuestro aliado Polonia». Una postura similar a la que tomó el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., que reaccionó a través de un comunicado de su portavoz, Adrienne Watson. «Hemos visto esas informaciones sobre Polonia y estamos trabajando con el Gobierno polaco para recabar más datos», aseguró en Twitter. «No podemos confirmar las informaciones ni detalles en estos momentos. Determinaremos lo ocurrido y cuáles son los pasos necesarios que dar».

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, convocó de urgencia una reunión del Comité del Consejo de Ministros para Asuntos de Seguridad Nacional y Defensa para tratar el asunto. Si se confirmase que el origen de los misiles –S-300 según medios locales– son de origen ruso, esta sería la primera vez que el Kremlin ataca a un país miembro de la OTAN. La agresión a un estado miembro habilita la aplicación del artículo 5 de la Alianza. Caso de ocurrir, «será considerado como un ataque dirigido contra toda ella» y por lo tanto estaría obligada a intervenir. Sería la segunda vez que se aplicaría este artículo después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Tras la reunión del Comité, Polonia decidió aumentar el número de unidades en disponibilidad militar, después de que se publicaran reportes de caídas de misiles rusos en su territorio. «Se acaba de decidir elevar el nivel de alerta de algunas unidades de combate (...) y de otro personal uniformado», dijo el portavoz del gobierno, Piotr Müller, recoge la agencia France Presse (AFP).

El incidente sorprendió a Joe Biden en su última día de gira por Asia, donde ha acudido para asistir a la cumbre del G-20 en Bali, en la que se ausentó su homólogo ruso, Vladímir Putin. Estaba previsto que el presidente de EE.UU. regresara a Washington en la madrugada del hoy. Durante la guerra, Biden ha tratado de mantener un equilibrio entre el apoyo firme y sostenido al Gobierno de Kiev y un énfasis en evitar una implicación directa en la guerra. Su Administración ha aprobado el envío de miles de millones de dólares en armas para Ucrania, pero evitando el suministro de armamento de última generación y que requiriera la participación activa y presencial de su Ejército.

Al mismo tiempo, sin embargo, se ha comprometido en muchas ocasiones a defender «hasta el último centímetro del territorio de la OTAN».

No se hicieron esperar las reacciones de los países cercanos a Polonia. Los primeros fueron los bálticos. El ministro de Defensa letón, Artis Pabriks, mostró sus condolencias por este ataque «a nuestros hermanos de armas polacos. El régimen criminal ruso disparó misiles que apuntaron no solo a civiles ucranianos sino que también cayeron en territorio de la OTAN en Polonia. Letonia apoya plenamente a los amigos polacos y condena este crimen», escribió en su cuenta de Twitter. El Ministerio de Exteriores estonio afirmó que su país «está dispuesto a defender cada centímetro del territorio de la OTAN». Con la misma idea se expresó el presidente de Lituania, quien aseguró que «cada centímetro del territorio de la OTAN» debe ser defendido.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, aseguró que misiles rusos ha impactado en Polonia, un país de la OTAN, lo que a su juicio es una «escalada significativa» en el conflicto que comenzó con la invasión de su país por tropas de Moscú el pasado mes de febrero

«Misiles rusos han impactado en Polonia», asguró, según un texto que acompaña a su mensaje en vídeo nocturno. Zelenski no aportó pruebas, añade Reuters.

«Cuanto más impune se siente Rusia, mayor amenaza habrá para cualquiera que esté al alcance de los misiles rusos. ¡Lanzar misiles a territorio de la OTAN! ¡Esto es un ataque ruso con misiles a la seguridad colectiva! ¡Esto es una escalada muy significativa! Debemos actuar», asegura en su mensaje.

El ministerio de Defensa de Rusia, mientras, ha negado los informes de que se trate de misiles rusos y ha descrito tales acusaciones de «una provocación deliberada y dirigda a escalar la situación».

Las explosiones en Polonia también han provocado las primeras reacciones de Bruselas. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, asegura que la UE respalda a Polonia, según indicó en un tuit.