03
Sáb, Dic

Denuncia mujer a personal del Registro Civil en Zihuatanejo

Municipios
Typography

Por falta de una acta de nacimiento para tramitar una acta de defunción, el cuerpo de su marido muerto puede ir a dar a la fosa común.

Por: Alberto Solís Loeza 

Zihuatanejo, Gro; a 29 de septiembre de 2022.-La señora Celerina Ortiz Urbina, denunció que por ser pobre, funcionarios del Registro Civil en este puerto se han negado a ayudarla a obtener el acta de nacimiento de su esposo fallecido, documento con el que solamente podrá reclamar el cadáver del difunto en el hospital general Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, donde perdió la vida a causa del cáncer y puede ir a dar a la fosa común.

Señaló que todo forma parte de la burocracia en la coordinación del Registro Civil de Zihuatanejo y en el hospital general de Zihuatanejo Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, ella como adulto mayor, será la única testigo de ver como su pareja que murió en el nosocomio, tendrá que ser enviado a la fosa común; todo porque hasta ayer por la tarde, el titular del Registro Civil dijo que él se declarana incompetente para tramitarle el acta de nacimiento.

De acuerdo con la señora Celerina, su pareja perdió la vida en el hospital victima de cáncer y al no tener mas familiares que ella, procedió a reclamar el cuerpo para darle sepultura, el problema es que no cuenta con una acta de nacimiento, solo con la Clave Única de Registro de Población (CURP), documento que a decir de la entrevistada no le fue suficiente para tramitar el acta de nacimiento y posteriormente la de defunción y de esta manera en la clínica le entregaran el cuerpo.

Lo que más lamenta es que "en el hospital se verán obligados a mandar el cuerpo a la fosa común y todo porque nadie", hasta el día de ayer por la tarde, podía solucionar el problema.

Dijo que porque se trata de una familia pobre, porque no tienen dinero para pagar los trámites, incluso, solo cuenta con mil 500 pesos para darle sepultura, porque el poco ahorro que tenían se lo gastó en medicamentos.

Ahora falta la cuenta que deba pagar en el hospital General si es que logra que le entreguen el cadáver o de lo contrario, se lo van a quedar y ahí serán ellos los que deban sepultarlo.

El ahora finado tenía su domicilio en la colonia Vista Mar, cerca de un hotel que lleva ese nombre y hay una tienda; muchos lo conocían y ahí estará ella, esperando alguna respuesta del hospital en donde finalmente tendrán que decidir que hacer con el cuerpo.