19
Vie, Jul

El «Apocalipsis» de los insectos: ¿la extinción más masiva desde los dinosaurios?

Ciencia y tecnología
Typography

Un grupo de aficionados alemanes a la entomología que han recolectado 80 millones de estos seres alertan de que desde 2011 la población ha caído en picado

Durante tres décadas, la Sociedad de Aficionados a la Entomología de Krefeld (Alemania) ha recolectado 80 millones de insectos de todo tipo. Pero lo que comenzó como un pasatiempo de domingo se ha convertido en la prueba de que se está produciendo una extinción masiva tan grande como la de los dinosaurios.

Los insectos, que comprenden dos tercios de todas las especies terrestres, han estado muriendo a tasas alarmantes, con impactos desastrosos en las cadenas alimentarias y los hábitats, según afirman diversos estudios e investigadores. Sin embargo, la evidencia más gráfica es el crecimiento cada vez más escaso de mariposas, escarabajos o libélulas que llegan desde todas partes del mundo a este antiguo colegio a orillas del Rin.

«La entomología consistía principalmente en secar y recolectar especímenes raros», afirma para AFP el presidente de la sociedad, Martin Sorg. Él y un ejército de voluntarios han reunido a lo largo de los años todos los insectos que ahora flotan en innumerables botellas de etanol.

Recolectores de insectos muy minuciosos

Cada botella contiene la cantidad capturada por una sola trampa para insectos durante un período determinado, y cada caja representa una colección de dichas capturas durante casi tres décadas. «Desde 1982,las trampas que fabricamos nosotros mismos han sido estandarizadas y controladas, todas del mismo tamaño y el mismo material, y se recolectan al mismo ritmo en 63 ubicaciones que aún son idénticas», explica Sorg. Este escrupuloso sistema ha propiciado una colección increíblemente valiosa, mejor que cualquier proyecto universitario financiado.

Por ello, cuando Sorg ha hecho cálculos de la reducción de espécimenes en los últimos años, los números le han atemorizado: la masa se ha reducido en un 76%. Y para muestra, un botón: unabotella recolectada en 1994 contiene 1.400 gramos de insectos, mientras que una recogida recientemente tan solo tiene 300 gramos.

El declive a partir de 2011

«Nos dimos cuenta de la gravedad en 2011, y cada año desde entonces solo lo hemos visto empeorar», afirma Sorg, quien entonces ya dio la voz de alarma, pero nadie le tomó demasiado en serio. El presidente de la asociación critica que la pérdida de la biodiversidad solo se centra en las grandes especies, pero que hasta hace unos pocos años se pasó por alto este «apocalipsis» de los insectos.

Se da la circunstancia de que justo desde 2011, al otro lado de la frontera holandesa, el profesor de ecología Hans de Kroon estaba trabajando en el declive de las aves en la región. El investigador ya planteó la hipótesis de que éstas sufrían de una escasez de alimentos, especialmente de insectos, pero no tenían datos para demostrarlo. «Entonces nuestros colegas alemanes de Krefeld se pusieron en contacto y dijeron: 'Tenemos los datos, hemos sido testigos de una fuerte disminución, estamos muy preocupados, ¿podrían analizar los datos?'. Así es como empezó todo», explica Kroon.

A pesar de que cerca de Krefeld hay una reserva natural protegida, cerca hay varias industrias con humeantes chimeneas. Además, los pesticidas que se lanzan en los cultivos cercanos también llegan a la zona natural y, aunque la causa de la disminución de la población de insectos aún no es clara, Sorg cree que tiene su origen en la acción humana. «Nuestro mayor temor es que se alcance un punto de no retorno, lo que llevará a una pérdida permanente de la diversidad».

Estudios a partir de la reserva de Krefeld

La investigación de Krefeld jugó un papel central en un meta-estudio publicado por Francisco Sanchez-Bayo Kris Wyckhuys de las universidades australianas de Sydney y Queensland. En febrero, publicaron la primera síntesis de 73 estudios sobre la fauna entomológica en todo el mundo en los últimos 40 años, con una lista de lugares desde Costa Rica hasta el sur de Francia.

Calcularon que más del 40% de las especies de insectos están en peligro de extinción, y cada año se agrega a la lista aproximadamente el 1%. Esto es equivalente, señalaron, al «episodio de extinción más masivo» desde que los dinosaurios desaparecieron.

Los principales impulsores parecieron ser la pérdida de hábitat y la conversión de tierras a la agricultura intensiva y la urbanización, seguidas de la contaminación, principalmente de pesticidas y fertilizantes, especies invasoras y cambio climático. «La conclusión es clara», señalaron en la investigación. «A menos que cambiemos nuestras formas de producir alimentos, los insectos en su conjunto irán por el camino de la extinción en unas pocas décadas».